Categorías
Antiguos

Creatividad… nuestra meta

La creatividad, en un chiste malo, es aquello de lo que todo el mundo habla, pero nadie ha visto jamas.

Algunas definiciones hablan de ella como la acción de crear, de producir cosas nuevas y valiosas. Por otro lado, tambien se habla de ella como la capacidad del cerebro de llegar a conclusiones nuevas y resolver problemas de una forma original.

Vamos a centrarnos en la primera definición. La acción de crear. A los roleros nos gusta crear. En nuestras partidas creamos o modificamos historias, aventuras, monstruos, situaciones e incluso reglas. En ocasiones desde cero, en otras basandonos en nuestras experiencias, conocimientos y lecturas. En otras, modificando aquello que tenemos entre las manos.

Cuando plasmamos las ideas que tenemos en mente, con mayor o menor fortuna, pueden ocurrir dos cosas directamente relacionadas con la creatividad que nos impidan continuar escribiendo. Por un lado, que nos atasquemos a la hora de desarrollarlas y que no las finalicemos. Por otro lado, que lo consigamos y que queramos seguir escribiendo, pero ya no nos vengan ideas o las que nos vienen no nos parecen lo suficientemente buenas o atractivas. De ambas situaciones hemos hablado cuando definiamos los posibles bloqueos a los que se enfrentan los escritores.

Hasta ahora en el blog no hemos llegado al meollo del asunto. Hemos hablado de tipos de proyectos, de sitios donde escribir y de las ganas que nos impulsan a hacerlo, de los problemas a los que nos enfrentamos y de cuando comenzar o no los proyectos. Pero todavía no hemos hablado de como solucionar o evitar aquellas dificultades que podamos encontrarnos. La creatividad, en todo ello, juega una baza muy importante, aunque no la única. A partir de ahora comenzaremos una serie de artículos centrados específicamente en desarrollar la creatividad y evitar que nos atasquemos.

Esperamos que os gusten tanto como a nosotros nos ha gustado prepararlos.

7 respuestas a «Creatividad… nuestra meta»

No estoy del todo de acuerdo, pero solo con los porcentajes. Está claro que la única forma de llegar a escribir al menos decentemente es practicar y practicar, pero la inspiración es (al menos para mí) mucho más necesario para la creatividad de lo que podría suponer.

Si escribes sin inspiración no te darás cuenta pero terminas escribiendo ideas que te parecen estupendas hasta que te das cuenta de que la mayoría lo estás sacando de algo que ya leíste o escuchaste de otras manos o bocas.

Yo pondría el porcentaje Inspiración – Entrenamiento como mínimo al 30-70, si no al 40-60. 🙂

¡Argh! Ha quedado al revés, sorry… PARA LOS QUE LEAN ESTOS COMENTARIOS, QUE SEPAN QUE EL 4 RESPONDE AL 5.

Si… En realidad, no veo porque no. Dos premisas:

– Siempre que lleves la contraria a un genio de la literatura, es muy probable que le estés dando la razón al menos a otros dos.

– Mario Vargas Llosa, como todos (o casi todos) los que intentamos hacer de nuestra afición algo un poco más intenso, tiene un pequeño defecto: es humano, y como tal se nutre sobre todo de sus propias experiencias. Una buena parte de la obra de Vargas Llosa (hasta donde yo sé) se nutre de experiencias propias o cercanas a él. Estoy de acuerdo en que para escribir sobre ello no es necesario un porcentaje importante de inspiración, pero habla (si puedes) con Clark Ashton-Smith o H.P. Lovecraft y pregúntales si la inspiración no es importante. 🙂

Bueno, realmente le estás llevando la contraria a dos escritores 😀

A Vargas Llosa y a Bernard Shaw. Pero me gusta tu alegación, así que la acepto como buena 😀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: