Por dentro esta formada por un salón grande, separada por zonas con distinta iluminación, que van desde una tan intensa que asemeja ser mediodía en el centro de un prado soleado, hasta otra tan oscura como la boca de un lobo. En todas estas zonas se puede encontrar banquetas de distintos tamaños donde los humanoides pueden sentarse y beber o comer durante horas, mientras descansan o cuentan su historia.

A un lado de la sala se encuentra una barra bien grande que ocupa casi toda la pared, aunque esta se encuentra casi completamente escondida tras una barrera formada por innumerables barriletes, de los que el personal de la taberna va escanciando continuamente para llenar las jarras que se sirven a los clientes. A un extremo de la barra un fregadero con agua sirve para enjuagar rápidamente las jarras antes de dejarlas a secar, hasta que se vuelven a necesitar para otro cliente.

Hacia la pared de la derecha se encuentra el servicio, poco mas que una puerta que al abrirse da paso a una cuarte de dos por dos metros con un agujero en el suelo. A la izquierda de la barra, unas escaleras conducen a las habitaciones del piso de arriba, donde se encuentran las habitaciones de aquellos que quieren descansar una noche antes de volver a partir.

Tras la barra se encuentra una pequeña puerta batiente que se abre tanto hacia dentro como hacia fuera, y que da a una enorme cocina con varias chimeneas encendidas que queman continuamente leño tras leño, mientras entre las brasas y las llamas, ollas y peroles con guisos, rejillas con carne haciéndose a la brasa o animales ensartados van cocinándose. A su lado, un horno aprovecha el calor de las brasas para cocer aquellos alimentos que requieran un horneado. Una mesa grande, donde se preparan los ingredientes antes de cocinarlos, ocupa el centro de la estancia. Por encima de la misma, una especie de barra perchada tiene todos los cuchillos y utensilios que se puedan necesitar en la cocina.



banner