Creación de un mundo de juego

marzo 16, 2015 by

Como bien saben aquellos que me tienen en sus círculos de G+, una de las cosas que me gusta hacer cuando camino (y cuando conduzco, y cuando estoy haciendo cosas que no requieren de una concentración plena) es escuchar podcasts.

Uno de los podcasts que más me gustan, y que tienen el espacio reservado para esos momentos en los que me encuentro solo con ellos, es el de Planeta de Juegos, que cada dos semanas Chechu y Val graban para hablarnos de sus cosas, principalmente de juegos de mesa, wargames, y en ocasiones, juegos de rol.

Hace unos días escuché uno de estos últimos. Un capítulo dedicado a los juegos de rol, en concreto de Plenilunio, Shadowrun 5, y D&D 5. Bueno, no es que todo el capítulo estuviera dedicado a los juegos de rol, pero si la sección de Campo de Asteroides.

De todo el capítulo, interesante aunque algo desafortunado en alguna declaración que no voy a comentar porque no es el lugar ni el momento, me gustaría reseñar una breve conversación que trató de la creación de un mundo (de una ambientación) para D&D 5. La idea es muy sencilla pero muy potente, y creo que a poco que se juntasen un grupo de másters, daría para crear infinidad de ideas y de material usable en infinidad de juegos con poco trabajo.

En el podcast no se explica muy bien, y se dan unas ideas generales, así que partiendo de lo comentado y realizando una adaptación según interpretación propia, el proceso sería el siguiente:

Una serie de másters (tres, cuatro, cinco…) cogen un territorio. Obviamente, si es para D&D, el territorio puede ser perfectamente uno de esos mapas hexagonales comúnmente conocidos por los grognards y los aficionados a la OSR. Lo importante es que en dicho mapa estén los hexágonos bien marcados, y el terreno claro en su interpretación (montañas, bosques, etc).

Cada fin de semana (o cada vez que vayan a dirigir), cada uno de los másters elige un hexágono, e indica un elemento que se encuentra en dicho hexágono. Un pueblo, una torre abandonada, la entrada a un dungeon, la localización de un asentamiento orco… lo que sea. En torno a dicho elemento, el máster organiza una partida, que debe de durar tan solo una tarde/noche. Vamos, lo que suele ser una sesión. Y al finalizar la sesión se ponen al día las notas de la misma, los mapas, los hechos, y se comparte con el resto de los másters.

De esta forma, cada sesión el mundo va desarrollándose, utilizando la creatividad de la mente colmena, permitiendo no solo la evolución del mismo, sino la posibilidad de la sorpresa. Un ejercicio maravilloso para crear una ambientación con poco trabajo y una gran dosis de sorpresa. El concepto de sandbox incluso para másters.

Necesito las etiquetas

enero 26, 2015 by

Muy señores míos, agradables gentes de bienvivir, y de bien compartir. Atendiendo a las entradas vertidas durante los últimos días, y leyéndolas todas con una gran alegría y alborozo interior, compruebo que debo de ser estúpido.

:-)

Yo necesito las etiquetas. Necesito saber que algo tiene tendencia old-school, es seguido por grognards y tiene características de megadungeon. Entiendo los tintes indie, y me resulta absurdo buscar referencias en las frutas a los juegos, cuando lo que pongo en la mesa no es fresa ni melón ni sandía ni kiwi, sino doritos. Y aunque no sea seguidor de aspectos, ni buscador de hitos, entiendo los valores que esos juegos presentan a otros aficionados. Precisamente a mi me sirven para saber que no soy yo de dirigirlos, y si de jugarlos. O soy de jugarlos y dirigirlos. Digamos, más o menos, que soy de apartarlos para leerlos, y sacar cosas para aprovechar.

Como máster, narrador, guardián, guía, árbitro o director de juego, me gustan los railroads en entornos sandbox, y entre los suplementos prefiero las campañas y las aventuras. El resto de suplementos no dejan de ser algo fluffy mezclado con algo crunchy, que según cada uno tiende de uno al otro extremo, y cuya utilidad veo cada vez menor. Y aunque me encantan las megacampañas, odio las novelas río. La de leches que les daba a todos aquellos que no saben acabar un libro a la hora de escribirlo, y que desgraciadamente cada vez son más frecuentes entre la literatura friki, ya sea fantástica, de ciencia ficción, steampunk, novela negra o del resto de las llamadas culturas alternativas…

No tengo tiempo, cada mañana, o cada tarde, y menos cada noche, de invertir mi tiempo en leerme todos y cada uno de los ingentes libros de rol que existen, cada vez mas. Y menos ahora que de vez en cuando me apetece echar un vistazo entre eurogames y ameritrash, entre juegos de gestión de trabajadores, deck building games o cuatro equis. Lo siento, no tengo tiempo.

Y como no tengo tiempo, y ustedes si, ya que no necesitan etiquetas, debo de ser lento o estúpido. Porque si además de enterarme de todos los cambios en los entornos de desarrollo en los que me encuentro, además de aprender cada cierto tiempo un lenguaje de programación, además de gestionar mis proyectos, de atender a mi familia, estar enterado de lo que pasa a mi alrededor, tener un mínimo de conocimiento de las leyes que me rodean, así como de los hechos que nos afectan a mi y a los míos, si ademas de todo eso a la hora de jugar no puedo clasificar de una forma orientativa todos los libros para encontrar un dungeoncrawler que dirigir… entonces, señores míos, apaga y vámonos.

Lords of Waterdeep

enero 12, 2015 by

El viernes pasado, al no tener partida y tampoco planes, quedé con un amigo a jugar a una partida del Lords or Waterdeep, juego que un amigo misterioso me regaló estas Navidades, y al que le agradezco mucho este hecho. Mucho.

En estas lides, tengo poca experiencia en hacer reseñas de juegos de mesa, así que si me lo permitís, voy a ir un poco a mi aire. El juego, por lo que he estado mirando, es un eurogame camuflado, publicado por Wizards of the Coast en su linea de juegos de mesa, y que esta ambientado en la ciudad de Aguasprofundas. (Si alguien quiere saber más de eurogames, que mire este enlace, o que se pase por la BSK y pregunte :-) )

pic1116080_md

Esta es la portada de la caja del juego.
Pero esto no sale dentro.

El juego consta de lo siguiente. Tu, como jugador, eres uno de los Señores de Aguasprofundas. ¿Os acordáis de aquellos que manejaban en la ciudad desde la barrera, utilizando facciones y realizando movimientos para conseguir sus planes? Si habéis jugado alguna vez en Forgotten Realms, seguramente os habréis tropezado con ellos o con sus planes en alguna ocasion.

Bueno, pues el juego trata de eso. Eres uno de los Lords de Waterdeep, y tienes que conseguir llevarte el gato al agua, consiguiendo más puntos que el resto de los Lords participantes. Para conseguir puntos, a lo largo de cada uno de los ocho turnos, tienes que trabajar con tus agentes, enviándolos a las distintas partes de la ciudad para que puedan ser tu mano en los entresijos de la misma, consiguiendo edificios, aventureros que trabajen para ti, enlazando intrigas que afecten al resto de los Lords o te favorezcan, y apuñala… haciendo amigos, entre otras. Y, por otro lado, con los aventureros que tus agentes van consiguiendo, tienes que ir realizando una serie de quests que te interesan para conseguir más puntos, más aventureros, más monedicas de oro… vamos, más cosas.

2015-01-11 23.24.32
Tu ves cubitos.
Yo veo al gremio de los ladrones haciendo una reunión no autorizada.

El tema de gestionar los agentes no están nada mal. Como en este tipo de juegos, nunca tienes los suficientes para hacer todo lo que te gustaría. Y entre que no tienes suficientes agentes, y que el resto de los jugadores te van quitando opciones, al final te desespera un poco la situación. Necesitas aventureros, y pasta, y quests que resolver, y acuchillar por la espalda, y… y… y… argh!! ¡Que difícil es hacer complots!

Pero el tema de resolver quests me tiene totalmente enganchado. Es decir, en principio es una parte muy simple del juego. Tienes una serie de quests (o aventuras) que coges de una pila, y para conseguir dicha aventura, has de contratar a los aventureros necesarios que se te indican, que pueden ser tan pocos como tres (el típico grupito de guerrero, mago, pícaro y “para-que-vamos-a-necesitar-a-un-clerigo”) o tantos como muchos. Con nueve guerreros y dos pícaros me tuve que lanzar yo a una… se ve que lo del clérigo no lo veían claro, y enviaban más guerreros de sustitutos…)

2015-01-11 23.50.09
- Oye, ¿por qué no enviamos a un guerrero-clérigo-pícaro-mago a esta?
– Nah, si está chupá. Mete a dos guerreros y dos pícaros, que los clérigos y los magos son caros.
– Pero es que no creo que vayan a salir, que es chunga.
– Mete más guerreros.
– Pero es que…
– MAS-GUE-RRE-ROS.

Como he dicho, esta parte es muy sencilla. Tu metes los recursos que necesitas para conseguir el quest, y recibes la recompensa. Es algo directo por lo que no hay que hacer nada más, y sin embargo, es de las partes más divertidas dentro del juego, sobretodo para roleros como nosotros. Ves que las acciones que realizas acompañan a una historia, y puedes dejarte llevar, interpretando lo sucedido, hablando de las grandes hazañas que consiguieron los aventureros a los que enviaste con el objetivo de alcanzar tus planes. De esas gestas de las que se hablarán en el futuro sobre ellos.

pic1908670_lg
Gestas, gestas y más gestas se cuecen ahí

Pero bueno, dejemos las filias para otro momento. No todo es perfecto en el juego. Al principio, tiene dos handicaps bastante chungos relacionados entre si. El primero, que están en inglés. Si eres ducho en el idioma, no pasa nada. E incluso si eres insistente como yo, tampoco. Pero el juego es bastante dependiente del idioma, así que si hay alguien que vaya a jugar y que no se defienda con él, lo va a tener difícil para jugar sin ralentizar en exceso el juego. Y el segundo, que las reglas son extensas. Vale, quizá no serán demasiado complicadas si ya estas acostumbrado a este tipo de juegos, y rápidamente te harás con ellas, pero si eres novato en esto de los eurogames, es posible que al principio veas todo como un mogollón.

El segundo problema lo puedes solucionar fácilmente jugando una partida tu solo, viendo las mecánicas y haciéndote con ellas. El primer problema es más complicado, y pasa por aprender ingles o utilizar alguna de las tradumaquetaciones que hay por ahí, que al final lo único que hacen es estropear un poco el conjunto.

Sin embargo, si logras superar estos dos escollos, es un juego totalmente recomendable para roleros a los que les gusten las ambientaciones fantásticas medievales, Forgotten Realms en particular, y no les importe pensar un rato.

PD… ah, para los interesados. Hay una expansión, Scoundrels of Skullport, que tiene buena pinta. Y para aquellos que se quejan de que no ven aventureros, sino cubitos, siempre pueden por un poquillo de pasta, pedir unos meeples aquí con una forma más adecuada. Además, en la BSK (mencionada anteriormente) de vez en cuando hacen pedidos conjuntos para abaratar gastos.

PD2. Algunas imágenes de este post están cogidas de la BGG.

Cosas que adoro de los juegos de rol

diciembre 30, 2014 by

Hoy he leído un comentario (paso de decir G+, porque últimamente casi todos los comentarios que leo los leo en dicha red) sobre “cosas que adoro”. Voy a contar, al más puro estilo del Desafío, esas cosas que adoro de los juegos de rol, pero no a la hora de jugarlos o disfrutarlos, sino las cosas que adoro de los libros que son juegos de rol.

Adoro el libro cerrado, cuando me llega y todavía no me ha dado tiempo a abrirlo para leerlo. Me permite soñar con todo aquello que creo que puedo hacer con el mismo en las futuras partidas que voy a realizar. Las posibilidades que se abren ante una ambientación, ante un nuevo sistema de reglas, o ante una adaptación de uno ya existente. Es increíble ver un juego de rol cerrado y darte cuenta de la suerte que tienes al entender todas las posibilidades que se te presenta, todas las horas de diversión, de risas y de emociones que puedes llegar a vivir con ese montón de papeles cerrados.

Adoro abrir el libro, y notar el olor de las páginas nuevas, recién impresas. Es una sensación que me acompaña desde cuando leía devoraba libros en mi infancia y adolescencia. La sensación de sentarse en un sillón, con las piernas cruzadas. Notar con los dedos el borde de las hojas, y abrirlo, para observar la tipografía, la estructura general. Ir pasando hojas, de forma aleatoria, para descubrir las tablas, ojear los nombres de los capítulos y detectar el sentido que se le da a cada tipo de párrafo o si la estructura es homogénea.

Adoro visitar la hoja de personaje para intentar adivinar como se va a rellenar. Leer las secciones de la misma, las habilidades y reflexionar en el diseño de la misma. Pensar en si es una hoja útil, atractiva o ambas cosas, si tiene sentido la estructura que se ha utilizado, y hacerme un esquema mental para luego comprobar todas estas cosas leyendo el texto.

Adoro los capítulos introductorios. El índice también, pero es algo que leo muy por encima. Sin embargo, disfruto como un enano dejando que me expliquen que es un juego de rol. Que me digan algo de los autores, de su vida, de sus anteriores creaciones. Que me presenten la idea del juego y porque han decidido invertir tiempo y dinero en desarrollarlo, escribirlo, maquetarlo y publicarlo. Me encanta saber de los entresijos de un juego, y si utilizan un par de páginas para narrármelos, adoro paladearlos lentamente.

Adoro pasar las hojas lentamente, sin llegar a leerlo todo, pero sin dejar que nada quede por mirar. Me da una idea general del manual. Me permite pensar en ideas que aplicar a la hora de dirigirlo, a la hora de jugarlo. Y me da un sentido general del mismo. Detectar si un juego ha sido pensado para el combate, para narración, para la locura, o simplemente para leerlo o admirarlo es fácil, observando la estructura general, el diseño, las ilustraciones, la distribución de las reglas. Y en algunas ocasiones estoy seguro que es algo en lo que ni siquiera sus propios autores han caído.

Y por último, adoro leer los juegos de rol con una libreta al lado, anotando todo aquello que puedo utilizar más adelante, que puedo sacar en partidas, aprovechar como ideas, meter en la trama o trabajar sobre ello.

Reflexiones 2014-2015

diciembre 29, 2014 by

Bueno, ya finaliza el año, y comienza uno nuevo. Y he de decir que me alegro.

Este año no ha sido nada fácil, como se que tampoco lo ha sido para muchos de los que me leéis y eso hace que aunque hayan salido algunas cosas buenas el sentimiento general haya sido de un sabor agridulce nada agradable. Hay amigos que este año tampoco parece que vayan a tener las cosas muy de cara, y desde mi más sentido corazón, solo puedo daros ánimos.

En el plano personal, un par de reveses hicieron que me lanzase a la creación de proyectos (no roleros) que me quitaron todo el tiempo del mundo. Se que hay gente que duerme poco y a pesar de ello sigue adelante. Yo este año lo he hecho, con una media de 5-6 horas todos los días, y picos de 2 o 3 horas. De hecho, hubo una semana que tuve que mantener dicho ritmo durante varios días, incluidos el viernes y el sábado. Es duro cuando lo vives. Y es duro volver a recuperar una rutina más sana, aunque no lo parezca.

Como os podéis imaginar, eso ha significado que en el plano rolero, y más en concreto en el desarrollo de artículos y ampliaciones para Trasgotauro, he estado completamente fuera de linea. Si revisamos mis artículos en la web de la editorial, los primeros artículos que yo escribí fueron en marzo y abril, momento en el que anuncié que se podría conseguir en físico la edición de Trasgos y Mazmorras. Y la cantidad de entradas no mejoró hasta el desarrollo del Desafío, con la única excepción del artículo sobre la utilización de fichas de poker para agilizar las partidas. Y fuera de Trasgotauro, este año solo he sido capaz de presentar un artículo para Desde el Sótano, la revista de Ediciones Sombra.

Sin embargo, si en el plano de la creación rolera las cosas han tendido a cero, en el plano del juego las cosas se han incrementado un montón. Por un lado, las partidas de los Lanzaos se han centrado este año pasado en Shadowrun y en Trasgos y Mazmorras, y hemos tenido una media de dos partidas al mes (una partida cada dos semanas, mas o menos, con cierto parón estival). Y se preveen para el futuro partidas a EXO y Runequest, por lo que no quepo en mi de gozo por este lado.

Además he podido disfrutar de unas cuantas partidas esporádicas a otros dos juegos con otros aficionados: Rol Negro y SWd6.

Y, por increíble que parezca, gracias a mi padre estamos comenzando a darle ahora a los juegos de mesa. Splendor, Pandemia y Dungeon Petz han sido los que han abierto la brecha, pero ya están pendientes de unirse a la carrera el Lords of Waterdeep, el Machi Koro y el Tzolk’in. Y he de reconocer que me encantan esos momentos.

En el plano rolero social, creo que este año ha sido un total y absoluto despropósito. Por un lado, tengo al facebook tan abandonado que cuando me ha hecho el resumen del año ha puesto tres fotos y dos de ellas ha sido la de una actriz de cine, y no tengo ni idea de porque las ha puesto. Y si me meto en dicha red y no la abandono del todo es porque tengo a mis panarras, o locas del pan. Ese grupo de facebook donde se habla de panificadoras, panes y relacionados, y que ya va por los 1877 miembros y subiendo, y es algo que me da bastante satisfacción a nivel personal, ya que por poco trabajo les doy un espacio marujil donde pueden explayarse a gusto a la hora de hablar de pan.

Por el otro lado, tengo a G+, red que desde luego este año a explotado a nivel de juegos de rol, de mesa y de temas relacionados. En esta red este año he sido muy activo, con todo lo bueno y malo que tiene. Bueno, que compartes muchísima información y opiniones, generas y participas en diálogos de lo más interesantes y aprendes muchísimo, tanto de los demás como de aquellas cosas que escriben y comparten. Malo, que hay gente que no entiende esto de conversar. Utilizan las redes sociales como plataforma para sus ideas, sin escuchar las de los demás. Cual machos alfa (o hembras alfa) lanzan sus consignas al aire, generando mal rollo y provocando linchamientos, o lo que es peor, generando sus consignas al aire como portavoces de su voz. Y yo nunca he sido amigo de los linchamientos, por muy justificados que estos estuvieran. Eso ha hecho que en ocasiones me haya replanteado continuar en la red, y en un par de veces haya perdido los papeles, cosa que no me alegra.

Los asuntos relacionados con el Heroquest, con Huida de Silver City, los casos de Questron y su líder Dani, Walhalla y Espada Negra, los juegos machacados con el martillo, y a nivel personal la polémica con el Desafío de los 30 días me han molestado bastante, y son los que recuerdo por cercanía o por implicación. Incluso una persona en concreto (que yo sepa) se molestó lo suficiente conmigo por volver a montar el Desafío que decidió dejar de hablarme. Aunque quizá fue, en lugar de por montar el Desafío, por no dorarle la píldora. Él se lo pierde.

Además, este año ha sido el año de los videoblogs, algo que no he podido seguir como me hubiera gustado por falta de tiempo, pero que creo que es genial cuando se hace bien. Si el año pasado por estas fechas consideraba que podría ser necesario una televisión de rol, considero que la creación este año debería de ser fundamental. La posibilidad de la adquisición de los chromecast y similares y la existencia de las smartTV posibilitan ver este tipo de vídeos en la tele en casi cualquier casa y disponible para casi cualquier aficionado. La necesidad de organizarnos mediante una web que sirva de escaleta para los creadores y de consulta para los espectadores es fundamental. La posibilidad de conocer rankings, intereses, e incluso de ir monetizando el visionado de los vídeos mediante agentes externos (publicidad y patrocinadores) que se vean atraídos por una plataforma común sería interesante como planteamiento. Y todo ello llevaría a un crecimiento en conjunto.

Al otro lado de la balanza tenemos los podcast. Creo que este año he escuchado más que nunca, aunque me ha fastidiado la desaparición de algunos de ellos (Tiro al friki, Lo que diga el Máster, Necesito un arma, Kafelog…). sin embargo, creo que los que resisten están mejorando mucho en lineas generales. No voy a poner la lista de todos, pero si nombrar a dos cuya forma de plantearse los programas han evolucionado a mejor: La Órbita de Endor, que ha dejado de lado esa chulería que sacaban de vez en cuando y que estropeaba el conjunto, y Ojo al Dado, que están volviendo a coger el buen hacer del principio y que habían perdido un poco en los meses de principio de año. Gracias por mejorar.

Por último, antes de cerrar el año quería hablar de los proyectos. Proyectos que si, y proyectos que no.

Lo primero de todos, Trasgos y Mazmorras, el manual del jugador. Como ya he dicho, este ha sido el año en el que hemos hecho posible que aquellos aficionados que lo deseasen tuvieran un manual definitivo de Trasgos y Mazmorras, y esto se ha cumplido con creces, ya que más de 2500 personas se han descargado el manual, e incluso algunos aficionados lo han comprado en físico.

Tras el manual, personalmente me lancé a crear junto a un grupo de amigos los Tablerunner Forgeeks, proyecto en Verkami que no llegó a alcanzar el requisito mínimo de lanzamiento, pero que abrió las puertas a otros proyectos y colaboraciones que han ido empujándome de un lado a otro. Por no decir que me hizo aprender un montón a la hora de gestionar proyectos de mecenazgo, e incluso lanzar un proyecto sobre una tienda virtual que posiblemente salga en un futuro inmediato a falta de finalizar unos cuantos detalles.

Y tras el verano, el comienzo de dos tochoproyectos que de finalizarse… bueno, digamos que sería un sueño. El problema es que de estos no puedo decir nada, así que siento el hype, pero no es mi intención. Digamos que estoy trabajando en dos cosas bastante importantes.

Y ahora… ¿qué?

Bueno, pues ahora llega el 2015.

Preveo que va a ser un año en el que entre unas cosas y otras, voy a jugar lo mismo o más a rol, y bastante más a juegos de mesa. Va a ser un año en el que voy a focalizarme mucho en esos dos proyectos que he comentado, y que por lo tanto voy a dedicarme mucho menos a otros proyectos, en concreto a los no-roleros (a los no-roleros como los entendería cualquier rolero de la calle, no como los entendería nuestro amigo Hicks). Que quizá eso cambie, teniendo en cuenta como evolucione el año y que a mi me gusta liarme más que aun tonto un lápiz, pero al menos mi idea es esa.

Sobre proyectos de creación exclusivamente rolera y personal, van los siguientes.

– Trasgos y Mazmorras, en desarrollo. Si, es cierto que durante este año no he escrito prácticamente nada sobre el juego, pero lo he testeado mucho. He escrito numerosas “notas al margen” durante las partidas que he hecho, notas que he pasado a documentos, y que poco a poco he ido ampliando hasta transformarlo en algo legible. Ese poco a poco significa que les queda un repaso para sacarlas, y en breve estarán disponibles para los aficionados. El como las sacaré todavía está por ver, pero mi idea en principio es sacarlo en un pdf recopilando varias de dichas ampliaciones (recopilatorio que por supuesto estará gratuito en la web) y realizando una impresión de unas cuantos del mismo, en formato A5, al más puro estilo fanzine. Y oye, ni mecenazgo ni leches, por demanda. Comentaré que ya tengo un número, preguntaré quien quiere una copia, y si una persona lo quiere, hago dos copias (una para mí y otra para dicha persona). Y si me encuentro que son un millón de copias, contrataré a un ilustrador, a un maquetista y demás, y quedará mejor y mas guay. ¿En qué consisten dichas ampliaciones? Ampliación de reglas, adaptación de reglas de otros juegos, criaturas del bestiario y aventuras.

– Trasgos y Mazmorras, el manual básico. En cuanto encuentre un hueco para organizarme va a desaparecer de Lulu. No me ha gustado nada el funcionamiento de esta web, una vez lo conoces desde dentro, así que lo voy a quitar de dicha página (la versión web seguirá existiendo). Y una vez al año realizaré una impresión del mismo. El funcionamiento va a ser similar al de los fanzines, solo que en lugar de mejorar el libro, a más participantes más barato nos saldrá a todos.

– Y por último, me voy a poner a escribir. Mis padres siempre me han dicho que tengo mucho cuento, y teniendo en cuenta el tamaño de este post, al menos en palabras se que no me voy a quedar corto. Y, siendo sinceros, a mi me gusta escribir cuentos, así que ahí vamos. No se todavía si la publicación va a ser mediante un sistema de mecenazgo (como Patreon, por ejemplo) o directamente me pondré a recopilar los cuentos y juntarlos en volúmenes para publicarlos periódicamente. Es algo que tengo que decidir, y que haré en las próximas semanas.

Tengo más cosas pensadas en este ámbito, pero lo dejo aquí. No quiero liarme con más cosas, ya que aunque mis ideas sean esas, no significa que las vaya a poder llevar a cabo. Por lo demás, no tengo muchas mas cosas que decir… bueno, si, esperad, que pongo otro punto:

– Maquetismo y manualidades. Veréis, el año pasado me decía a mi mismo que me pondría a hacer cosas relacionadas con los juegos de mesa, debido a una especie de fiebre creadora que me dio ante las muchas versiones caseras del Heroquest que había visto, a causa de toda la polémica. Bueno, pues algunas cosas he hecho, y me ha encantado. Descubrir que existen tiendas de meeples, las posibilidades de las tiendas como Leroy Merlin y las tiendas de pintura de barrio, y en menor medida, las tiendas chinas y similares (en menor medida porque a poco que busques, descubres que no son tan baratos como parece) me han hecho comenzar a realizar algunas versiones y ampliaciones muy chulas. Por ejemplo, tengo una caja a medio hacer para el Splendor (la original es una caca), he comenzado a pintar las figuritas del Descend y del Zombicide, y estoy pensando en como mejorar físicamente el juego de la Guerra de los Mundos. Son manualidades básicas (ire publicando lo que vaya haciendo una vez terminado) que me entretienen, me hacen concentrarme en esto y olvidar otras cosas y me permiten luego disfrutar de ello. Es, como decirlo, una manera de escapar del frikismo dentro del frikismo. :-D

Y ya está. No tengo más que decir de momento, así que si tenéis alguna pregunta o consulta, hacedla en los comentarios y os responderé el otro post o en otro comentario.

Feliz 2015!!

PD Es posible que Trasgotauro cambie de hosting. Eso no significa que la editorial se cierre ni mucho menos. Pero me gustaría que lo supierais por si acaso XD

Desafío de los 30 días (2ºed) – Día 30 Dime una pregunta para el próximo desafió.

noviembre 30, 2014 by

Blue-Opaque-Triantakohedron-30-Sided-Dice-1-ea

Los dados son sabios. Y me lo demostraron en aquella partida en la que…

Esta entrada pertenece al Desafío de los 30 días. Puedes ver las reglas aquí, y al resto de los desafiantes en este post.

Esta entrada y el resto de entradas del Desafío de los 30 días van a ser etiquetadas con el hashtag #Desafío302014 propuesto por Jesús Rolero.

Desafío de los 30 días (2ºed) – Día 29 ¿Cuántos dados tienes?

noviembre 29, 2014 by

Blue-Opaque-Triantakohedron-30-Sided-Dice-1-ea

Unos 100 dados. Soy compraro impulsivo de dados, en tres bolsas. Una de ellas es de mi mujer, pero aunque ella crea que son sus dados, en realidad son mios. Mioos. MIIIOOOOOOOOOSSSSSSSSSS.

Esta entrada pertenece al Desafío de los 30 días. Puedes ver las reglas aquí, y al resto de los desafiantes en este post.

Esta entrada y el resto de entradas del Desafío de los 30 días van a ser etiquetadas con el hashtag #Desafío302014 propuesto por Jesús Rolero.

Desafío de los 30 días (2ºed) – Día 28 ¿Qué juego de rol vendiste?

noviembre 28, 2014 by

Blue-Opaque-Triantakohedron-30-Sided-Dice-1-ea

Uno que en su día me arrepentí mogollón de haberlo vendido, y que hace un par de años volví a recuperarlo, y además con todos los suplementos.

El Paranoia. Era un juego al que en su día jugué como si no hubiera un mañana. Era la manera de escapar un poco de las clases de la universidad. Me juntaba con unos amigos, que ni siquiera eran mi grupo habitual, y nos dedicabamos a jugar partida tras partida. Sin exagerar, pudimos estar jugando alrededor de seis meses, una partida semanal.

La de clones que murieron en aquella época.

La cuestión es que un día dejamos de jugar, y cosa como de dos años despues, uno de los amigos con los que jugaba me preguntó si todavía lo tenía, y si se lo vendía. Yo le contesté que si, y ahí se fue.

Hace unos años lo vi en una tienda online. Si solo hubiera estado el libro básico, posiblemente no me lo hubiera pillado. Pero estaba todo. El básico y los suplementos. Algo hizo clic en mi cabeza, me acordé de los grandes momentos que jugué en su día, y me di cuenta de que había vendido un poquito de mi pasado. Así que lo compré por un puro ataque de nostalgia.

Esta entrada pertenece al Desafío de los 30 días. Puedes ver las reglas aquí, y al resto de los desafiantes en este post.

Esta entrada y el resto de entradas del Desafío de los 30 días van a ser etiquetadas con el hashtag #Desafío302014 propuesto por Jesús Rolero.

Desafío de los 30 días (2ºed) – Día 27 ¿Qué juego de rol tienes en tu mesita?

noviembre 27, 2014 by

Blue-Opaque-Triantakohedron-30-Sided-Dice-1-ea

Mmm…. paso pregunta. Bueno, va. Tengo los siguientes libros de rol:

– Kult.
– Kult, la guía del jugador.
– Manuscrito infernal, para D&D

Es que… estoy preparando una campaña de… ciencia ficción. ¿Cuela?

Esta entrada pertenece al Desafío de los 30 días. Puedes ver las reglas aquí, y al resto de los desafiantes en este post.

Esta entrada y el resto de entradas del Desafío de los 30 días van a ser etiquetadas con el hashtag #Desafío302014 propuesto por Jesús Rolero.

Desafío de los 30 días (2ºed) – Día 26 Fuera de tu entorno rolero ¿eres…?

noviembre 26, 2014 by

Blue-Opaque-Triantakohedron-30-Sided-Dice-1-ea

Informático. Bastante friki. Me encanta hablar, aunque también me encanta escuchar, lo que hace que con algunas personas este siempre callado, y con otras no pare de hablar. Ni bajo el agua. Por lo demás, fuera del entorno rolero soy bastante normal. Padre, marido y friki, que diría Erekibeon, con cada vez menos tiempo para nada, y más ganas para todo.

Me encanta la comida (tengo la manía de comprarme más libros de recetas de los que debería, teniendo unos cuantos que podrían haber participado en la pregunta del manual más raro), y sobretodo, cocinar para mis amigos. De hecho, me encantaría tener una cocina de esas como las de las películas, con una gran mesa gigantesca de madera en el centro donde poder cocinar todo lo que quisiera sin preocuparme del espacio.

Me gusta leer, aunque ya casi no ejerzo, y me encanta escribir, cosa que hago cada vez con mayor frecuencia. Me encanta escuchar a la gente, y aunque muchos de mis amigos no se lo crean, me gustaría quedar mucho más de lo que quedo con todos.

También soy un despiste. Cuando voy por la calle, voy mirando a todos lados, y he llegado a cruzarme con familiares, mirarles a los ojos y no reconocerles. Así que si os encontráis conmigo, decidme ‘hola’, que posiblemente esté pensando en cualquier cosa menos en lo que tengo delante.

Y creo que ya está este ejercicio de autoflagelación pública :-)

Esta entrada pertenece al Desafío de los 30 días. Puedes ver las reglas aquí, y al resto de los desafiantes en este post.

Esta entrada y el resto de entradas del Desafío de los 30 días van a ser etiquetadas con el hashtag #Desafío302014 propuesto por Jesús Rolero.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.093 seguidores