Categorías
Antiguos

Lepra – Enfermedades y maldiciones para R&P!

La lepra es una horrible enfermedad, casi incurable, con la que algunos dioses gustan de castigar a aquellos que les ofenden. En algunos lugares de Aleph se dice de los leprosos que “están siendo devorados por el Innombrable”

Contagio/forma de enfermar

La única forma de enfermar de Lepra es, sufriendo algún tipo de maldición mágica o estando en contacto físico con un leproso.

Lo cierto es que, afortunadamente, no es una enfermedad muy contagiosa. Para contagiarse de lepra, un personaje deberá fallar una TS por CON contra una dificultad de 10.

Incubación

La enfermedad empieza a mostrar sus primeros síntomas 1d6 semanas después del contagio.

Síntomas

La lepra afecta sobretodo a la piel, que empieza a llenarse de llagas de feo aspecto y con riesgo de gangrenarse. Cuando el personaje lleve al menos un año sufriendo esta enfermedad, algunos dedos y dientes empiezan a volver insensibles y acaban desprendiéndose.

Curación

Las llagas pueden curarse con hechizos de curación sencillos, como el curar heridas ligeras. Pero esto no detiene a la enfermedad. Para curarse de lepra es necesario recurrir a la magia más poderosa, como el deseo.

0 respuestas a «Lepra – Enfermedades y maldiciones para R&P!»

Me gustaría avisar de que esta versión de la lepra se basa en la lepra mítica, no la real.

La lepra del mundo real no es tan contagiosa, de hecho es muy poco contagiosa. Necesitas convivir con un leproso durante años para que te contagie, y eso sólo en los casos en los que su lepra sea contagiosa (la mayoría de las lepras no lo son).

Tampoco es cierto que a los leprosos se les caigan miembros, sólo pierden un poco de piel, nadie pierde sus dedos ni su nariz por la lepra, (a no ser que se le gangrene por las llagas y se la amputen). Caerse, no se cae nada, vamos 🙂

Peeeeero, esa es la aburrida lepra del mundo real. Nosotros pensamos que es mucho más divertida la lepra mítica, la de los leprosos con una campanilla porque si te acercas pueden contagiarte. Así que esa es la que hemos querido reflejar.

Pasa lo mismo con otras muchas enfermedades 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: