Hace diez años, en mayo de 2009, comenzó la andadura de este blog, como una especie de juego entre dos amigos a los que con el tiempo, otros se fueron uniendo, y donde algunos se quedaron y otros no. En 10 años hemos publicado, con mayor o menor éxito, una serie de juegos con mayor o menor continuidad, así como una serie de artículos que han tenido mayor o menor éxito.

Esa ha sido nuestra historia.

En enero de este año se publicó el que hasta ahora ha sido el último post del blog, el resumen del año 2018, y hasta ahora (13 de septiembre) no se ha publicado ningún otro artículo. Y desde entonces hasta ahora, muchas cosas han cambiado en nuestra vida, en casi todos los ámbitos.

Y esta ha sido, como digo, nuestra historia. Y ahí está, y ahí se va a quedar, por si a alguien le apetece rebuscar en nuestros orígenes, celebrar nuestros aciertos y ver algunos de nuestros fracasos mas sonados.

Ha llegado la hora de comenzar de nuevo. De aprovechar que han pasado diez años y hemos estado tiempo sin escribir. Que hay una nueva edición del juego al que nos estamos dedicando ahora. Que tenemos nuevos objetivos. Y que nos apetece. Es hora de comenzar una nueva andadura, con los zapatos que nos hacen sentir cómodos. Y aunque es posible que en el futuro nos dediquemos a continuar algún proyecto de los creados que en este momento están parados, siendo sinceros, no lo contemplamos. Y no lo contemplamos porque precisamente la dispersión, el no centrarnos, es lo que ha hecho que al final no hayamos avanzado ni en esos proyectos, ni en los nuevos.

Trasgotauro va a dejar de lado muchas cosas de momento. Es posible que las retomemos en el futuro, pero ahora necesitamos, si queremos continuar creando cosas, descansar de ellas. Enfocarnos. Centrarnos. Y eso pasa por focalizar nuestros esfuerzos en algo concreto. Y, hasta que no lo terminemos, no continuaremos en otra cosa. No podemos, o no haremos nada.

¿A qué nos vamos a dedicar?

Antes del verano creamos una idea de ambientación con un par de mecánicas originales para Savage Worlds. Estuvimos probándola en mesa, y tras unos pequeños cambios, la ambientación funcionó, y los cambios encajaron entre ellos como un guante. Hace unas semanas, hablando Tiberio y yo, me dio la regla que necesitaba para terminar de cuadrarlo todo. Y teniéndolo todo fresco, es en ella en la que nos vamos a poner a trabajar, aprovechando, además, la nueva edición de Savage Worlds, y sacarlo para esta edición.

Vínculos

Vínculos es una ambientación de fantasía urbana, donde demonios y hadas mantienen un enfrentamiento cruento entre ellos. Los demonios en busca de conseguir el control de la Tierra, el plano intermedio entre su propia tierra y las tierras de las hadas. Las hadas intentando por todos los medios que esto no suceda, tras ver como en el pasado la traición de los demonios les obligó a cerrar las puertas de su mundo y quedar encerradas en este plano. Y los humanos, siendo las piezas que unos y otros utilizan principalmente para enfrentarse, en un interminable juego de ajedrez entre unos y otros.

Y ¿qué son los Vínculos? Los vínculos son los descendientes de humanos híbridos nacidos de la unión entre un humano y un demonio o un humano y un hada, y son las principales herramientas de ese enfrentamiento.

¿Cómo vamos a trabajar?

  • La ambientación está escrita.
  • Las reglas de ambientación llevan alrededor de un 50% (¿cómo se mide eso? en serio… ¿cómo se mide?… digo un 50% porque mas o menos creo que voy por la mitad… pero ¿y si surgen mas?… bueno, pues más o menos la mitad).
  • La campaña de puntos argumentales está creándose.

Así que básicamente nos vamos a dedicar a ir escribiendo y comentando como vamos, siguiendo el esquema que en su día publicamos para aquellos que quisieran dedicarse a realizar un NaNoWriMo Salvaje, pero no sus tiempos (no nos daría la vida).

Y hasta aquí todo. Nos seguimos leyendo hasta el siguiente post.