Categorías
Antiguos

Epilepsia – Enfermedades y maldiciones para R&P!

Conocido como “mal de los dioses”, existe la leyenda de que sólo los grandes hombres y las grandes mujeres pueden enfermar de epilepsia.

Contagio/forma de enfermar

Normalmente, la epilepsia es una enfermedad con la que se nace, si bien algunos traumatismos, enfermedades y maldiciones perversas pueden provocar ataques epilépticos o, incluso la enfermedad en sí.

Síntomas

Periódicamente, pero especialmente en situaciones de estrés, el personaje sufre ataques epilépticos. Estos ataques se producen entre una vez al mes y una vez a la semana, aunque en casos muy graves pueden producirse una vez al día. El momento del ataque se produce en un momento estresante, a juicio del máster, el jugador puede gastar un Punto de Fortuna para retrasar el ataque hasta que el peligro haya pasado.

Cuando se produce un ataque epiléptico, el personaje empieza a sufrir convulsiones que le deja absolutamente incapacitado durante 1d4 asaltos. Al principio de esos asaltos, el personaje perderá 1d4pg y, cuando finalice, adquirirá el aspecto de Exhausto durante 1d4 horas.

Curación

Esta enfermedad es crónica, sólo puede curarse utilizando magia de alto poder.

Consecuencias

Los ataques epilépticos van generando secuelas a largo plazo. Cada año que un personaje la sufra, deberá superar una TS por CON o perderá 1 punto de FUE, de DES o de CON (la que tenga más alta)

0 respuestas a «Epilepsia – Enfermedades y maldiciones para R&P!»

Idea para aventura: (algo clásica esta vez)

El rey Deividr era amado y querido por sus súbditos, aunque era bien sabido que sufría ataques de epilepsia. Fue precisamente durante unos de estos episodios cuando fue asesinado por el traidor Bursuf, que se hizo con la corona, ‘encargándose’ rápidamente de los dos príncipes.

Sin embargo, siempre existía el rumor de que Devir solía visitar una aldea remota. Y (oh, casualidad) en esa aldea hay una joven, con edad como para ser hija de Deividr, que sufre el mismo mal. Por suerte para ella, Bursuf no sabe de quién se trata. El usurpador sabe que si arrasa la aldea el reino entero se alzará contra él (vamos a suponerlo), así que de momento está considerando su próximo movimiento. De momento está haciendo lo posible para ser reconocido como un justo soberano. Pensemos que aunque sea un usurpador eso no significa que vaya a ser un mal soberano.

Los PJs pueden trabajar para Bursuf, creando una situación tensa en el pueblo para ver si alguna chica tiene un ataque. También pueden tomar partido por la joven, y procurar que acceda al trono de su padre. Sin embargo, esto también tiene sus riesgos. Los lugareños no confiarán en ellos así como así y, reconozcámoslo, tienen pocas posibilidades de coronar a una bastarda.

>’tienen pocas posibilidades de coronar a una bastarda.’

Siempre suponiendo que la joven sea la hija del rey, porque bien pudiera ser que no.

Se me ocurre un giro complicado. A lo mejor, efectivamente no es hija del rey, es algo más tenebroso. Está poseída por un demonio (quizás a posta, quizás por casualidad) y eso le provoca los ataques epilépticos cuando su antigua personalidad intenta zafarse del control del demonio, infructuosamente.

Tal vez incluso averigüen que las visitas ‘discretas’ del rey eran para intentar sanar a la muchacha.

Me gusta la idea para una campaña del tipo ‘huy, todos estos años luchando en el bando equivocado’. Luego, los envejecidos y cansados PJs dedicarían sus últimas fuerzas a intentar detener la ascensión del mal que ellos mismos han ayudado a crear.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: