Categorías
Antiguos

Ataque de toque – Guía del Máster

Descripción:

Existe una gran cantidad de hechizos que requieren un ataque de toque para ser efectivos. Este ataque se trata de la misma manera como se trataría un simple puñetazo, si bien no hace daño de por sí. El efecto es como si el conjurador tocase a la criatura afectada.

Algunas criaturas, generalmente muertos vivientes o relacionadas de alguna manera con el Innombrable, son capaces de transmitir maldiciones mediante un ataque exitoso. Muchas de ellas necesitan realizar un mordisco que ponga en contacto la saliva del atacante con la sangre de la víctima, Es típico en los casos de licantropías como la de los hombres-lobo o en algunos tipos de muertos vivientes como algunos zombies.

A otras criaturas les basta con tocar a su rival, siendo innecesario en ocasiones el tocar la piel desnuda. Es el caso de las momias, los necrófagos o los vampiros.

Alcance:

El alcance será, lógicamente, el apropiado para el tipo de ataque.

Área de efecto:

Una sola víctima por ataque. Si bien, al ser la mayoría de estos ataques acciones simples, cabe la posibilidad de que una criatura afecte a varias víctimas a la vez.

Daño:

Además del daño habitual que produzca el tipo de ataque realizado, cabe la posibilidad de que la víctima sufra alguna maldición, según esté descrito en la criatura en cuestión.

Ideas de aventuras

Un caballero es enviado por el Rey a una comarca porque, según afirma, la zona está siendo asolada por un hombre-lobo. Efectivamente, cada luna llena empiezan a aparecer víctimas del hombre-lobo. Lo curioso es que antes de que llegara el caballero, no había habido ninguna.

Roll&Play! es un juego creado por la Editorial Trasgotauro que intenta homenajear las antiguas reglas del AD&D, con la idea de los retroclones entre lineas y con un profundo sabor clásico.

3 respuestas a «Ataque de toque – Guía del Máster»

Pensando en los hechizos de curación, propongo que el ataque de toque quede para cosas como el contacto frío con un fantasma o similar. Algo que simplemente haga daño.

El contagio de un hombre-lobo lo vería más claro como una enfermedad, aflicción o maldición, algo permanente más allá de la herida. Yo haría una distinción entre esas dos situaciones.

Hombre, la idea era diferenciar entre el tipo de ataque y sus efectos. El siguiente capítulo está dedicado a los efectos de los ataques.

Si el ataque se realiza de la misma manera, dan igual sus efectos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: