Categorías
Antiguos

Etapas del proceso creativo

Todo proceso creativo relacionado con la escritura avanza a través de una serie de etapas que llevan el proyecto desde la mera idea hasta el texto final. Sin embargo, este artículo no puede ser sino un acercamiento general, pues cada escritor afronta cada una de ellas de una forma distinta, y le resultan más fáciles unas que otras. Además, para cada proyecto es posible que sea necesario invertir más tiempo y concentración en algunas, mientras que otras pasan casi de corrillo. Estos dos factores hacen que aunque en lineas generales el esquema de trabajo sea el mismo, cada proyecto se realiza de forma única y diferente. Sin embargo, conocerlas y realizarlas por orden es una buena manera de conseguir que el escritor desarrolle una practica que le sirva para trabajar de una forma más facil en el futuro.

Así que vamos a definir las siguientes etapas:

1 – Preparación:
Durante esta etapa el escritor sabe que desea escribir algo, y posiblemente tenga la idea general, pero no sabe exactamente lo que es. En esta etapa, el escritor se dedica a juntar toda la información posible, a visualizar lo que desea y a crearse una visión general. Dependiendo del proyecto, la información a recopilar puede ser de un par de búsquedas en internet, del uso de conocimientos propios, o de meses de recopilación de información de periódicos, hemerotecas, etc.

2 – Incubación:
El escritor de juegos de rol ya tiene la idea y la información, pero le falta la chispa de la que hablabamos en la trampa de la inspiración. Es necesario dejar que el tiempo pase, que se madure la idea, y se mezcle con las información disponible, macerandose. Para proyectos cortos, sin embargo, la maceración y la preparación es posible que surjan a la vez, por lo que ambos pasos pueden unirse en uno solo. En algunos casos, para proyectos largos, pueden surgir una serie de pequeñas ideas fruto de la maceración de partes del proyecto. Esas ideas pueden ser apuntadas, para desarrollarlas más adelante, incluso siguiendo este mismo esquema.

3 – Descubrimiento:
Surge la chispa. El proceso de maduración ha dado su fruto, y encuentras la idea que te hace falta. El ángulo de visión que estabas buscando. El paso para ir de una escena a otra que buscabas. El nombre del objeto, personaje o sitio que llevaba tiempo en la punta de la lengua y que se resistia a avanzar. Es importante que cuando venga, lo apuntes. Te puede venir durante la noche, mientras vas en autobus o en medio de una película. Pero igual que viene, tambien puede irse, y volver a esa parte de la punta de la lengua de donde más cuesta sacar las cosas. Si te lo apuntas, está atrapada y no tiene escapatoria.

4 – Escritura:
Y ahora ya esta. Llega el proceso de la escritura. El que a mi me suele costar un 90% del esfuerzo de creación, y a otros, como nuestro lector Marce, considera que está mas por el 60%.

Hay que decir que como en todo lo relacionado con la creatividad, esto no es un proceso fijo e inamovible. Es posible llevar varios procesos creativos al mismo tiempo y en la misma (o distinta) etapa. Mientras escribes uno de ellos, el siguiente entra en la fase de descubrimiento, y lo que escribes te sirve como preparación para el último. Hay que tener mucho cuidado en no caer en la trampa de quedarse en las tres primeras etapas, y siempre tener uno de los proyectos que se realizan en la fase de escritura, o acabaremos bloqueados.

6 respuestas a «Etapas del proceso creativo»

Kano, eres un cachondo… Así planteado, queda extraño que yo diga que la fase 4 es solo el 60% del proceso, pero es que (al menos a mi modo de ver) las fases de escribir un juego de rol no son así (en realidad casi ninguna, pero bueno).

Me explico: En mi opinión la inspiración no solo se da durante las tres primeras fases, sino que está muy presente en la cuarta fase también, que en realidad tendría que estar dividida en más. Del modo que tú lo planteas parece que es «bueno, pues tengo una idea, la formulo, la desarrollo, y luego ¡a escribirla!», pero la escritura no es tan estática, sino que un juego de rol tiende a convertirse en un elemento vivo que crece y cambia contigo y tus propios conocimientos.

La inspiración está presente en el 100% del proceso, así de sencillo. Tienes que tener inspiración para sentar las bases del libro, pero también tienes que sentirte inspirado para crear un personaje interesante, o dotar de personalidad a la guardia de una ciudad, o dilucidar una regla que puede ser original y ayudar a los jugadores y el director de juego en su trabajo.

De hecho, al menos para mí me resulta imposible crear una idea para un proyecto y luego ceñirme a ella al 100%, las primeras escrituras cambian y mucho la idea original, y tu propia mente imbuida en el reglamento te permite hacerte a la idea de si reglas o términos de ambientación pueden funcionar o no. Por no hablar que todo lo relacionado con el rol está sometido a pruebas de juego, en las cuales te puedo garantizar retocarás aspectos del producto que creías perfectos tal y como estaban.

En resumen, sigo fiel a mi planteamiento inspiración 40% – práctica 60%, pero no estoy del todo de acuerdo (que mira que es raro) en tu forma de desarrollar las fases de escribir un texto, al menos no un texto de rol.

Buenas, Marce. Me alegra volver a verte por estos lares. 😀

Ya se que soy un cachondo, y aunque parezca que no es así, estoy de acuerdo con lo que dices. Comprendo tu idea del 40%-60%, y aunque en mi caso no estoy de acuerdo (me cuesta mucho más la parte de la escritura que la de la inspiración) no he buscado rebatir tu porcentaje.

Si te fijas en el caso práctico 2, típico de los proyectos largos, te darás cuenta de que la fase 4ª está pensada como una fase de escritura que integra subfases donde se reproduce el proceso creativo completo. Y a su vez, integra otras subfases, y así hasta que se finaliza.

Pero si te fijas en el caso práctico 1, típico de los proyectos cortos, como el de la biblioteca para Rol Negro, el proceso creativo se acaba en el momento en el que comienzas a escribir. Cuando tienes la idea, el texto que no suele tener más de dos páginas acaba escribiendose sin modificaciones reales. El proceso creativo, en este caso, se reduce en la parte de inspiracion e idea.

Si hubiera que hacer una comparación, lo asemejaría a las imagenes fractales creadas por computador. Si las creamos utilizando un rango de una iteración, la imagen es fea. Si las creamos utilizando un rango elevado, acabamos viendo la imagen final. Cuando hablas de las consecutivas inspiraciones (las bases, el personaje, la personalidad de la guardia o la regla) lo que estas haciendo es entrando en las subsecuencias del proceso, entrando en nuevos procesos en sí, o, utilizando la comparación, de iteraciones en la imagen final.

De todas formas, creo que es bueno que estemos en desacuerdo (si lo seguimos estando despues de esta especificación), ya que el desacuerdo genera dialogo, y el dialogo opiniones. Al final, lo que consigues es revalorizar los post sobre coaching 😀

Así que… muchas gracias por comentar 😀

Creo que te equivocas en el planteamiento básico…

Estás describiendo el proceso de crear material de rol como si se tratara de una novela y en realidad es más como diseñar un juego.

No veo fases de cálculos, de pruebas, de equilibrio…

Parece que estás haciendo un vino en vez de un texto 😀

http://gamedesignconcepts.wordpress.com/

(Parece que no pero yo lo estoy aplicando y algunos de los ejemplos son para rol)

Es cierto, no he puesto la fase de pruebas, que Marce ha comentado muchas veces y que yo tambien creo que es muy necesario. Esta fase, que incluiré en este mismo texto para que esté actualizado, se encontraría tras la escritura en si.

Sin embargo, piensa un poco en lo que dices, porque creo que estás cometiendo el error de creer que este proceso es lineal, cuando no es así, sobretodo cuando significa que terminar una fase puede implicar el volver a meterse en otra inmediatamente. Voy a ponerte un ejemplo con un sistema básico. Por ponerle un nombre, voy a coger el BRP (me da lo mismo un nombre que otro):

Me apetece crear un nuevo sistema, pero no tengo claro como. Me gustaría que fuese sencillo y facil de entender. Despues de estar un tiempo pensando, donde pruebo distintas formas, se me ocurre que puedo utilizar los dados de cien para todo. Características, habilidades y rangos de daño. Lo escribo en la libreta, y lo pruebo. Descubro que los rangos de daño es un coñazo tenerlos en porcentajes, así que me pongo a pensar como hacerlo más facil de llevar.

Como en lugar de rangos, quiero que las armas quiten puntos de vida, tambien he de modificar las armas. Sigo pensando y me doy cuenta de que tendré que modificar las características, pero las habiliades seguire teniendolas en porcentajes. Lo reescribo todo.

Lo pruebo, y veo que me gusta, pero que cosas como la magia rechina un poco. Hasta ahora los poderes tambien iban por porcentaje, y tener Fuego al 39% no significa nada. Pienso un poco y descubro que me gusta el tema de los listados de conjuros. Lo reescribo creando una lista de conjuros (aquí entraría en nuevos subprocesos creativos). Lo pruebo y me gusta.

Es cierto que me había olvidado de la fase de prueba, cuando esta tiene un lugar importante en el proceso creativo en los juegos de rol (me había olvidado porque en el caso de los proyectos cortos, muchas veces no se tiene en cuenta, ya que escribes lo que buscas y lo utilizas sin más), pero para nada es inválido esta clasificación de las étapas. pues se utiliza tambien para crear juegos. 😀

Creo que es lineal porque en el texto no has dado impresión de otra cosa…

Yo puedo suponer muchas cosas, pero está claro que de un texto solo se puede extraer lo que está escrito…

El problema es que creo que te centras demasiado en el diseño previo y en el texto final y te saltas muchos huequitos…

Aunque está implicito falta una especie de brainstorming donde recoges ideas. Luego el analizarlas para cualas aparcar, cuales desechas y cuales valen y tienes que volver a poner para ordenarlas, luego ver que huecos te faltan y buscar rellenarlos.

Como te dije creo que lo has orientado mucho a una cosa escrita, como si fuera una novela. Un libro de rol es algo más dinámico, a veces más parecido a un libro de texto y otras veces a un juego.

P.D: ¿También vives en la red?

Tienes razón. Entre tus comentarios y los de Marce, voy a reeditar este post. Así lo hago mas completo, y resuelvo algunas dudas que se generan al leerlo.

Y si, vivo en la red 😀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: