Categorías
Antiguos

El bloqueo del escritor (I)

Madre mía. Y yo que pensaba que no me podría pasar, y de repente, ayer, con toda su mala leche, con toda su animosidad, con toda su mala fe, me asalto a traición y se me pegó durante toda la noche, hasta que me acosté con ganas de patalear, cabreado. Estuvo encima de mi, como una losa pesada, agobiante, respirando en mi cogote, y no se fue hasta que decidí aceptarla y relajarme.

Supongo que si escribes habitualmente, sabrás a quien me estoy refiriendo. El famoso bloqueo del escritor. Ese momento en el que intentas escribir. Juras que lo intentas con todas tus fuerzas, pero no sale nada de tus dedos, y si sale es inmediatamente tachado, borrado o apartado.

Esta sensación es algo que le pasa a todos los escritores tarde o temprano, y que solo con experiencia o con suerte consigues superarlo en ese instante, dejando en la mayoría de las veces dejar pasar el tiempo hasta encontrar otro momento en el que te encuentres más cómodo, comunicativo o centrado. Sin embargo, no todos los bloqueos son iguales, y no todas las maneras de conseguir superarlo, por lo tanto, son equivalentes.

Voy a darte una lista durante unos cuantos posts de los bloqueos del escritor que pueden asaltarte, y la mejor manera de sobrellevarlos. Comenzamos con el más importante:

El síndrome al papel en blanco: Este es el primer bloqueo que se suele dar, y el más famoso. De hecho, suele creerse, debido a su fama, que es el único que existe. Nada más falso. Este bloqueo consta de una sensación que se produce normalmente al comienzo de un nuevo proyecto. El escritor tiene delante de sí un folio en blanco (quien habla de un folio, habla de un documento de texto en pantalla) y ha de llenarlo con la idea. Muchas veces el problema suele estar relacionado con la primera linea, y quien dice «primera linea» dice tambien «primer párrafo». Suele desembocar en una serie de lineas escritas y tachadas, angustia y/o desgana, que acaba transformandose en un rechazo a escribir ese texto.

Bueno, pues la solución es fácil. Estamos hablando de juegos de rol, y aunque en las novelas la solución es similar, solucionar el problema en los textos de los juegos de rol es más sencillo. Simplemente… no empieces por el principio. Descansa. Coge un papel en blanco y detalla la estructura (si no lo tienes hecho ya) con simples lineas aquello que querías escribir. Luego, desarrolla aquellas que más te apetezcan, bien sean las estadísticas de un personaje, de una habitación. Es decir, empieza por lo mecánico. Luego, desarrolla el texto que acompaña a dichas estadísticas, para finalizar con un requiebro en la escritura ;-D engañando a tu mente y consiguiendo que esta crea que no es el principio lo que estás escribiendo, sino el final. Descubrirás que en los casos en los que el proyecto es corto, este ya está casi completamente escrito.

(continuará…)

9 respuestas a «El bloqueo del escritor (I)»

Elculebrilla:
Hombre, encantado de verte por aquí. Me alegro que te guste el blog, y tendré en cuenta tu comentario. La verdad es que, personalmente, para los artículos no soy muy amigo de las imágenes, pero quizá tengas razón en que queden un poco sosas. Además, en muchas ocasiones me doy cuenta de que estoy mucho tiempo buscando imágenes que le peguen a los artículos, en lugar de estar escribiendolos.
De todas formas ya te comento que intentaré cambiar.

Dimuscul:
😀
Vale. Miraré a ver como cambiar el color de fondo sin cambiar el tema.

Hacia unos días que no pasaba por aquí y …

POR DIOS MIS OJOS!!!!!

Quitad ese verde !!!!!! Uso una resolución de 1920×1200 y este verde esta por todos lados y me funde las retinas.

No soy capaz de leer ningún post 🙁

Agradecería que buscarais un colorcillo mas neutro 😛

Un pequeño consejo adicional: Por lo general la gente que diseña juegos de rol son más novelistas frustrados que otra cosa. Lo mejor es empezar con un pequeño relato de la ambientación que estás detallando, a poder ser presentándola a un espectador neutral «Oh, sois vos. Sed bienvenido a Xataf, el Rubí del Sur, ciudad de esplendores y oropeles… o al menos así os lo parecerá mientras que no paséis por el barrio de la garganta del dragón, o por las Arenas del Troll, donde si no sois precavidos podéis comenzar siendo parte del público y concluir siendo parte del espectáculo…»
Ahora bien, a mi modo de ver lo de escribir primero lo que más te apetezca no es tan buena idea, porque después las secciones que no te molan (daño y curación, interminables tablas de armas, descripción de las habilidades, etc…) se te irán enquistando semanas y semanas… A mi modo de ver el método más funcional de escritura es el siguiente:
1.- Relato introductorio, con todos los elementos que te gusten.
2.- Indice.
3.- Escribir el libro siguiendo el índice en lo posible.

No hablaba de vosotros, egocéntrico, hablaba de la gente que pudiera escuchar y aprender de estos consejos, para complementarlo. 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: