Es curioso. No se cuantos de los que me leéis habéis estado en proyectos roleros que implican a mas de una persona, vamos, a más de vosotros mismos, pero todos aquellos que lo hayan estado alguna vez, se habrán dado cuenta de una cosa muy curiosa.

Nunca se tienen los suficientes recursos para acabar un proyecto. Nunca. Da igual la cantidad de gente que seáis, por mucha gente que haya en él, siempre acabarás necesitando más gente y mas tiempo para acabarlo en plazos. Y no estoy hablando de los proyectos “embarazo“, sino de proyectos en el que un equipo coordinado puede trabajar de forma paralela, y si añades más recursos puedes acercar la fecha de entrega que has planeado como final. Y aun así, no funciona. La fecha de entrega siempre acabará pareciendo algo inamovible que se mantiene en el tiempo, sino se alarga en la distancia.

Aunque este problema es común en todos los proyectos en general, en los proyectos roleros es más sangrante. Todos entendemos que los proyectos roleros los haces (y los hacen) por gusto, porque hoy por hoy, no se puede vivir de ningún proyecto rolero. Si alguien puede, por favor, que levante la mano y así le tomaremos como ejemplo a seguir. Y cuando algo lo haces por gusto, el nivel de exigencia que se puede pedir llega hasta un límite.

El problema es que en muchos casos el no hacerlo profesionalmente se confunde con no tomárselo en serio. Durante mi vida en las listas he conocido a muchísima gente (a casi todos, si lo pienso) que en algún momento ha decidido (hemos decidido) participar en un proyecto gordo. La creación de una página, escribir una campaña, pasar al castellano toda una serie de artículos, etc. Puedo contar con los dedos de las dos manos (si, han sido más de las que muchos creéis) los proyectos que han durado mas de un año, y que pueden considerarse que han funcionado.

Cuando alguien entra en un proyecto y no se toma en serio su participación en él, se produce un efecto curioso. El grupo en general observa que hay mucha gente, pero que no se avanza. Los participantes expanden sus tareas, consiguiendo que unas pocas tareas ocupen el 100% de su tiempo, mientras otros llevan el peso gordo del avance del proyecto. Los que trabajan se cansan de hacerlo, y los que no, al ver que se sacan menos cosas, se desaniman y van todavía mas lentos o se retiran. Y al final, muchos de los proyectos se acaban abandonando.

Resumiendo. Si en el resto de proyectos el aumento de recursos no implica necesariamente finalizar antes el proyecto (incluso cuando hablamos de proyectos que no se pueden considerar como de “embarazo” o “de tareas en serie“), en los proyectos roleros puede incluso implicar que el proyecto se acabe abandonando. No aceptes porque sí a cualquiera que muestre un ligero interés en tu proyecto. Haz que se lo gane.

Y ahora, un consejo para todos los bienaventurados. Si te vas a presentar a un proyecto, ten muy claro que quieres dedicarle gran parte del tiempo libre que vas a tener. Si no es así, al igual que si te he pedido anteriormente que reflexiones antes de meterte en un proyecto personal, puedes acabar fastidiando a mucha mas gente, así que disfruta de los que otros desarrollen, y ayúdales comentándolo, pero desde fuera. Y se responsable con tus propias decisiones.



banner