Con ese nombre se conoce a los silbatos que suelen utilizar, mayoritariamente, los miembros de la guardia de varias de las ciudades más importantes de Aleph. Estos silbatos se tallan a partir del marfil, a los que se les aplica una serie de conjuros y tallas rúnicas, hasta que se consigue darles la forma y el efecto que se desea.

Los Silbatos de grupo sirven para avisar a los miembros de un grupo con un potente y agudo silbido en el momento en el que uno de ellos se sopla. El sonido del Silbato de grupo se escucha a una distancia de un kilómetro sin problemas, y de un kilómetro y medio en entornos silenciosos. Es capaz de oírse perfectamente aunque se silbe en el interior de un edificio, dentro de una cueva, etc, siempre y cuando no exista más de tres metros de material sólido entre el Silbato de grupo que es soplado y los que lo escuchan.

Sin embargo, solo escuchan el silbido aquellos que lleven un Silbato de grupo que tenga las mismas runas que el silbato que está siendo utilizado. Da igual si han sido creados a partir de la misma pieza de marfil, o por distintos magos.

Esto hace que sea un objeto muy útil para la guardia de una ciudad, ya que les permite avisarse en caso de problemas con la certeza de ser escuchados por compañeros que se encuentren cerca. Además, las guardias de algunas ciudades, como la de Vilés, han desarrollado con el tiempo elaborados lenguajes a base de silbidos que les permite comunicarse con sus Silbatos de grupo.



banner