Una de las primeras preguntas que se han hecho mis jugadores a la hora de plantear esta ambientación es… ¿ellos en que posición están? ¿Cuál es su leitmotiv para continuar? ¿Qué les permite hacer la ambientación y hasta donde saben?

Cuando el texto comience a tener una forma definitiva estas preguntas serán fáciles de contestar, pero como ahora son páginas y páginas de texto pendiente de revisar, vamos a centrarnos en aquellas ideas que sirven de base, sin dar datos concretos que puedan cambiar en el futuro ante algún comentario que se realice en próximos testeos.

La ambientación, ya lo dije, y no me cansaré de repetirlo (y lo entenderéis en el futuro) aunque permite partidas de una tarde, está pensada para jugar campañas, que lleven a los personajes de Novatos de nivel 1 a personajes Legendarios de nivel 27, niveles a los que los personajes van a acceder de forma curiosa.

¿Porqué?

La ambientación, y lo estoy viendo en mis propios jugadores, se disfruta más cuando los jugadores van descubriendo, a medida que avanzan sus personajes, la historia real que les envuelve. La historia que les ha llevado a ese punto. Desde el primero momento, en el que son unos simples humanos y se enfrentan a su primer Vínculo, y en algún caso curioso a su primera Ascensión, hasta que poco a poco van adquiriendo mas conocimientos, van conociendo y tablando amistad (u odiando) a más Vínculos, y con ello a mas poderes. Las Ascensiones se vuelven emocionantes, y en algunos casos una autentica pesadilla. Y por último, hasta que se encuentran cara a cara con alguno de los Puros.

Ese descubrimiento permite una emoción real, que no es tanta si se conoce de antemano. El descubrir qué es un Vínculo. Ver que se produce un Ascenso. Y los primeros contactos con Vínculos poderosos o con los propios Puros.

Otra razón, que verás en el momento en el que tengas el texto completo ante ti, es la emoción de la Ascensión.

¿Que es una Ascensión, o un Ascenso? Ante determinadas circunstancias, los personajes pueden descubrir que han sido los receptores de una gran fuente de energía dispersa a su alrededor. Y, como Vínculos, son capaces de coger esa energía y canalizarla en su interior. Esta situación se conoce como Ascenso, y cuando un Vínculo sufre, vive o consigue un Ascenso su cuerpo se transforma, adquiriendo más poder.

Esto se traduce en reglas de juego como una subida de nivel. Pero en ocasiones, esta subida de nivel trae consecuencias no muy agradables para el Vínculo, y algunas transformaciones son, realmente, malformaciones que corrompen su cuerpo en mayor o menor grado, y que les dificultan su vida en la sociedad. La posibilidad de tener alas, pelo en todo el cuerpo o los ojos brillantes no es algo que haga fácil la vida de nadie. Y menos si eres descubierto por algunas sectas que buscan utilizar a los Vínculos para sus propios fines.

Y aún así, con todos los problemas que puede acarrear una Ascensión, es emocionante. Ya lo verás.

¿Qué saben los personajes?

Si te guías por la campaña que vendrá en el libro, los personajes comienzan siendo totales desconocedores de el mundo que en realidad les rodea. De hecho, su primera aventura es la investigación de un secuestro, que les lleva a enfrentarse a… bueno, mejor no sigo 😉

Sin embargo, esta primera investigación les llevará a otros casos, que les hará conocer a personas interesantes, que les llevarán, un paso tras otro, a descubrir lo que hay tras este telón. A descubrir esa batalla que se libra tras los decorados de la realidad. Y, si todo va bien para los personajes, a acabar liderando una facción en esa batalla. Sin embargo, no adelantemos acontecimientos… al principio los personajes no saben nada.

¿Nada?

No. Son conscientes de que, quizá, son capaces de un poquito más que el resto de personas. Son quizá un poquito mas fuertes. Un poquito mas resistentes. Un poquito más ágiles. No es que sean conocedores de eso realmente, simplemente que notan que hay algo, aunque no saben definirlo.

Y con ello van a tener que lidiar. Con un mundo muy parecido al nuestro, pero a la vez muy diferente.