Buenas. Bienvenido a la página de Trasgotauro dedicada a los BlogPlaying Games.

Si has llegado hasta aquí, voy a suponer que tienes interés en jugar a alguno de los BPG que desde la editorial estamos promocionando, o que te gustaría comenzar alguno nuevo. ¿Cómo? ¿que no sabes lo que es un BPG y por eso has venido aquí? Vale, entonces quizá te interese antes leerte las reglas básicas. Una vez te las hayas leído, vuelve y continuamos.

¿Ya? Perfecto. Ahora que ya estamos seguros de que sabes lo que es un BPG, vamos a continuar. Como decía, si has llegado hasta aquí es porque tienes ganas de jugar una partida a un BPG ya creada, o de crear la tuya propia.

Lo que te presentamos en esta página es una lista de las ambientaciones que Trasgotauro apadrina. Eso no significa que no puedas crear tus propias ambientaciones o partidas, pero si nos las comunicas y nos permites apadrinarlas, aquellos que vengan aquí en busca de otras partidas posiblemente encuentren la tuya y les apetezca apuntarse.

Si en algún caso alguna ambientación desarrolla muchas partidas, le crearemos una pagina aparte para facilitar el juego a los jugadores.

Nota: Este juego, por las ambientaciones y temáticas tratadas, esta pensado para ser jugado por adultos. Si no eres mayor de 18 años, te recomendamos que pruebes alguno de los otros juegos de la editorial, que puedes encontrar en esta página.

Ambientaciones para BPG

Apocalipsis Zombie

Los muertos se levantan. La humanidad esta siendo poco a poco eliminada al enfrentarse a las hordas de muertos vivientes que se alzan en busca de cerebros. ¿Huyes de ellos para evitar que te coman o prefieres luchar en primera línea, acabando con cuantos más bastardos puedas antes de caer en sus brazos? Y, mientras tanto, hay tantas preguntas a las que hay que responder… ¿Por qué se están levantando? ¿Cómo se acaba con ellos? ¿Cómo actúan los seres humanos? ¿Está la sociedad preparada para esto?

Partidas:
Juanjo García Torres

Amnesia – Partida cerrada. Y su twitter.

Mutantes – X

Cuando te levantaste esa mañana no podías saber que tu vida iba a cambiar tanto. Quizá comenzaste a leer las mentes, o quizá fuiste capaz de parar el tiempo unos segundos. Quizá tu contacto produzca daño o puedas enamorar a quien te de la gana. Quizá te cures instantáneamente del daño que sufras, o puedas ver a través de los objetos. Todo ello parecía maravilloso aquel día cuando te diste cuenta de lo que podías hacer. Pero con el tiempo, has comprobado que ha sido un regalo envenenado. Existen enemigos que no sabías que tenías, organizaciones que te buscan para estudiarte, problemas que surgen de donde no te esperabas. Al menos, no estás solo. ¿O si?

Luís Enrique Márquez

Las dos caras del Velo

La realidad se desquebraja. La humanidad está encerrada en una ilusión y la verdad es una pesadilla a la que quizá nunca quiso despertar. Eres de esas personas a las que otros consideran como un loco, que ve monstruos en los rincones oscuros, seres malvados entre la gente corriente y pasadizos al infierno en callejones, pero tú sabes que no estás loco. Son ellos los que están locos, engañándose, ciegos, sin descubrir lo que realmente existe a su alrededor, negando la verdadera existencia.

¿Intentarás descubrir la verdad y hacer que otros sean conscientes de ella? ¿Intentarás negarla, escapar de esta realidad que no es sino un producto de tu locura? ¿O utilizarás tus pasiones y conocimientos para satisfacer tus deseos más oscuros, ayudado por los poderes que gobiernan toda existencia?

Partidas:
Matías Alemany del Val

Midnight

El mundo de Midnight es un mundo oscuro, lleno de desesperanza, donde Izrador, el único dios que existe, gobierna con puño férro desde hace más de 100 años. Sólo unos pocos héroes resisten al embite de los gigantescos ejércitos de orcos al servicio de la Sombra en el Norte. Imagina la Tierra Media de Tolkien gobernada y devastada por Sauron, donde elfos, enanos y hombres, viven aplastados por el miedo y la falta de esperanza. Un mundo, donde sobrevivir ya es heroico.

Entra en el mundo de Midnight… si te atreves.

Piedra, el ereño