A principios de més (finales del mes pasado) los seguidores de Star Wars nos despertamos con una noticia que no suele ser agradable en estos casos. Los productores de Rogue One, el esperado spin-off de la saga, tras un visionado que al parecer no era de su agrado, decidieron volver a grabar casi la mitad de la película, con la idea de hacerla más ligera y divertida.

Aunque luego lo han desmentido hasta el estreno nos quedará la duda de si será verdad, y nos volveremos a encontrar a un Jar Jar Binks, o algo por el estilo:

fks00003



banner