Llamado también “daño relampagueante”, “Golpe del trueno” “Ira divina” o “Daño eléctrico”, es un daño difícil de comprender y que despierta un temor supersticioso entre la mayoría de los habitantes de Aleph. Es el poder de la tormenta, el poder de los dioses.

Daño del relámpago
El daño eléctrico se caracteriza porque se extiende, afectando a todas las criaturas que estén en contacto físico con la víctima y a todas las que estén en contacto con algún medio conductor que también toque a la víctima (como agua o hierro)

Daño continuo
El daño eléctrico en Aleph casi siempre se muestra en forma de descargas, un momento muy intenso en el que se recibe una gran cantidad de energía eléctrica pero que, afortunadamente, sólo dura unos segundos. Generalmente, el equivalente a una acción simple.

Sin embargo, existen algunas situaciones en las que esta descarga se mantiene durante varios asaltos, durante los cuales la víctima queda “pegada” sin poder separarse de la fuente de la descarga. A partir del segundo asalto en el que se está recibiendo una descarga, los nervios del organismo dejan de responder y la criatura no puede moverse. La criatura tirará una TS de CON de dificultad igual al triple de daño de la descarga, y si no la pasa, dejará de respirar.

Una víctima no puede “arrancarse” así misma del contacto con la fuente eléctrica, pero sus compañeros sí podrán superando una TS de FUE. Pero, ojo, deben hacerlo sin tocar directamente con las manos a la víctima,

Ideas de aventuras
Cuentan algunos viajeros de la Taberna que existe un lejano mundo al que algunos llaman Stardust. Allí habitan unos pescadores que utilizan barcos voladores para perseguir, cazar y capturar los rayos.

Hace mucho tiempo, un viajero de la Taberna consiguió traer uno de estos rayos, dentro de una botella. Pero la botella ha desaparecido hace tiempo en las profundidades de un inmenso dungeon. Una princesa de Hungra se ha encaprichado con tenerlo, y el Rey ofrece una jugosa recompensa al valiente que sea capaz de traérselo.

Roll&Play! es un juego creado por la Editorial Trasgotauro que intenta homenajear las antiguas reglas del AD&D, con la idea de los retroclones entre lineas y con un profundo sabor clásico.



banner