Durante el periodo de ocupación de la ciudad de Vilés por parte de la nobleza de Hungra se cometieron muchos excesos. La decadencia y el esnobismo de la nueva nobleza provocaron numerosos casos de corrupción moral, y la que hasta el momento había sido una confianza provinciana y honorable, acabó despertando ante los dobles sentidos, los engaños y las traiciones de los nobles extranjeros.

Poco a poco esa corrupción fue introduciéndose en la sociedad, y la desconfianza comenzó a ser algo generalizado, incluso entre aquellos debían dejarse llevar por el cariño y la pasión. Los matrimonios se engañaban con mayor frecuencia, las parejas se separaban y las nuevas bodas se realizaban más por ambición y menos por amor.

Fue en esa época cuando un joyero a punto de casarse decidió asegurarse del amor de su joven esposa, y contrató a un mago para que le crease una gema gracias a la cual pudiera saber en todo momento si sus sentimientos eran correspondidos. El día de la boda el mago le entregó el primer Anillo de celos de la historia.

Los Anillos de celos son objetos mágicos cuyo objetivo es permitir a un personaje saber si su compañero/a le ama. Si un personaje que lleve un Anillo de celos está practicando sexo con otro personaje, el anillo brillará con una brillante luz roja si el portador del anillo ama a su compañero/a sexual, y se mantendrá neutro si no es así. Normalmente tienen forma de anillo, pero no es raro encontrarlos también en forma de piercing o pendiente.

Se les llama Anillos de celos porque la única razón para regalar uno a un personaje es conocer si ese personaje siente amor por el que lo regala, evitando las dudas y posibles celos que pudieran invadirle. Un Anillo de celos no está ligado a dos personajes. Si un portador de un Anillo de celos practica el sexo con varios personajes distintos y ama a uno de ellos, el Anillo brillará únicamente con él. Si regala el Anillo a otro personaje, y este ama a alguien con el que practique sexo, cuando esté con él el anillo brillará como si fuera el dueño original.

Sin embargo, los Anillos de celos no son infalibles. Un personaje que porte un Anillo de celos y supere una TS de CARisma de dificultad Difícil (20) logrará engañar al Anillo, haciendo que brille o no según sus deseos.



banner