La Villa de Vilés está dividida en tres barrios, dos dentro de la muralla, conocidos como Rivero y Galiana, y un tercero, Sabugo, que se encuentra fuera de las mismas. Más allá del tercer barrio se extienden las tierras de la Comarca, y aunque muchos vilesinos no están de acuerdo, estas tierras forman parte de lo que podría considerarse como un cuarto barrio formado por granjas.

Dentro de la ciudad propiamente dicha, Rivero es considerado como el barrio culto y rico. Antiguamente, en esta zona vivían los nobles, hasta su expulsión durante el levantamiento. Sus casas, desposeídas, fueron ocupadas por los líderes de los gremios, así como por los miembros de los Talones de Yetch. Mientras que los primeros se fueron adaptando a estas viviendas y sus descendientes continúan en el barrio, los Talones acabaron por venderlas todas, y tan solo Jerko, el hijo de Talón Duro, sigue siendo un vecino rivero.

El resto de las casas son parte importante de la cultura de la ciudad. La Biblioteca, el Circo y la Universidad, entre otros, son un ejemplo de lo que se puede encontrar entre sus calles, compartiendo espacio con las mansiones. Gran parte de los templos también se encuentran este barrio de la ciudad.

Galiana es el barrio de la ciudad donde se encuentran actualmente establecidos gran parte de los gremios y comercios. Durante el día, comerciantes y artesanos compran y venden artículos y servicios a los comercios, talleres o casas gremiales. El edificio más importante del barrio de Galiana es el Mercado, una estructura imponente y cubierta por un techado de piedra gris, donde los gremios alquilan un espacio para sus puestos.

Normalmente, los comerciantes y artesanos con éxito suelen tener sus hogares cerca de donde trabajan, bien en un segundo piso sobre el mismo taller, o bien en una casa cercana, donde viven junto a su familia. En el barrio también suelen encontrarse tabernas y mesones donde se puede comer decentemente, e incluso algunas de ellas son conocidas en el resto de Aleph.

Alrededor de ambos barrios se alza una fuerte muralla de piedra. Esta muralla ha sido creada a partir de la roca maciza sobre la que se alza la ciudad. Cuatro portalones dobles permiten su acceso a la misma, los cuatro vigilados constantemente por seis miembros de la guardia de la ciudad. De estos guardias, siempre hay al menos dos de ellos que son acólitos de Vilés, siendo tres en los días de mayor afluencia. Su función es controlar el acceso e impedir entrar a aquellos que tengan mala pinta o busquen problemas.

En el lado exterior de la muralla, rodeándola completamente, se encuentra el barrio de Sabugo. Es un barrio de trabajadores humildes, de gente pobre, calles oscuras y mal vigiladas y locales de mala muerte. En esta zona viven las familias sin recursos, que cada mañana se desplazan al interior de la muralla para ir a sus trabajos o buscar unos nuevos, y vuelven al atardecer, con lo poco que han ganado ese día.

En general, aunque es un barrio pobre, no suele ser muy conflictivo, a excepción de la zona que va desde el norte al oeste de la Villa. En esta zona se encuentra situado el puerto que da acceso a los barcos a la ciudad, y se encuentra plagada de almacenes vacíos o que lo parecen, de tabernas sórdidas y peligrosas, y de locales de compra-venta que aceptan mercancías aunque no se tenga muy claro el origen. La guardia recorre durante el día continuamente estas calles, y es de los pocos lugares realmente peligrosos por las noches para todo aquel se despiste.



banner