primero   anterior

Esta vez descubrió un pequeño frasco (“que ciertamente no estaba allí antes”, pensó Alicia), que tenía colgando del cuello una etiqueta con la siguiente palabra, escrita con unas grandes y hermosas letras impresas: “BÉBEME”

Alicia en el País de las Maravillas