Y esta es la historia de como nuestra rata se transformó en un personaje jugador. La historia de una superación que, por supuesto, no va a acabar aquí.