Como se suele decir, en todas partes cuecen habas. Y es que incluso en los mejores trabajos puedes encontrarte con algo que te fastidie.