¿Qué pasa cuando te dedicas a tocar las narices a la persona equivocada? Pues pasa lo que tiene que pasar.