Llevo un par de días pensando en esta pregunta, y al principio iba a contestar que si, que tengo autores favoritos, y a dar una lista de los mismos. Pero a medida que iba escribiéndolos me daba cuenta de que no es así. No tengo una lista de escritores favoritos. Ni siquiera tengo uno (me refiero a juegos de rol, claro).

Podría hablar de algunos de los que me han gustado, como Michael Curtis y su Stonehell, su participación en el Dungeons Crawl Classic o la creación de varias de las aventuras de su linea, o los hermanos Chenault, dos autores que compensan su altísima capacidad de evocacion en su escritura con la utilización de los tamaños mas pequeños de letra del word (y ambos ejemplos se pueden observar perfectamente en los manuales de Castles & Crusaders).

¿Qué se puede decir de Sandy Petersen, o la época de Monte Cook en la que trabajaba para D&D y que tenía desarrollos geniales con chufos como el del volcan del Retorno al Templo del Mal Elemental? Pero los autores españoles tampoco se quedan atrás. Antonio Polo, Ricard Ibañez, Darío Pérez, Juan Carlos Herreros… e incluso Jose Félix Garzón (de Mutantes en la Sombra, y cuya falta se nota en exceso en el manual G2, bastante regulero).

Pero es que en traductores tampoco los hay para desdeñar pues necesario hacerlo bien para poder disfrutar del juego, y aun así imprimen algo de su estilo en la traducción, siendo en estos momentos de mis preferidos Alfonso García y Velasco.

Sin embargo, son autores y traductores que me gusta (o me han gustado) como lo hacen. Ni son mis favoritos, ni les sigo para ver que sacan y así comprarlo. Soy muy crítico para ello.

Esta entrada pertenece al ciclo del Desafío de los 30 días, en su 4ª edición, que puedes seguir aquí: Desafío de los 30 días