Somos más sinceros cuando estamos iracundos que cuando estamos tranquilos. Cicerón