– No le ves. – ¿No le veo? – No, no le ves. – ¿Pero como que no le veo? – Pues eso, que no le ves. – Pero que coj… miro al techo. – No, ahí tampoco está.[…]↓ Read the rest of this entry…