¿Podría ser posible que fuesemos pejotas en una ambientación? ¿En qué momento nos daríamos cuenta de que somos los protagonistas o solo unos penejotas en una historia que no es la nuestra? Bueno, al menos tenemos un nombre 😀