Blue-Opaque-Triantakohedron-30-Sided-Dice-1-ea

Uff… ¿cuánto espacio tenemos? ¿Sólo?

Bueno, pues si hemos de resumir en tan poco espacio y en tan poco tiempo toooooooooooodos los consejos que le daríamos a un máster novato, los resumiría en dos:

– Prepara la partida todo lo que puedas los días antes de comenzar.
– Durante la partida, improvisa sin miedo.

Explayandonos un poco más, hay muchas cosas que me gustaría decirle al máster novato. Yo recuerdo perfectamente mi primera partida (la partida de verdad, no el intento previo que no pasó de la creación de las hojas de personaje), y recuerdo que cometí errores, tanto con las reglas como con la información que venía en el módulo. Con el tiempo he ido reconociendo algunos de los errores y los he ido evitando, mientras que otros los he adoptado en mi forma de dirigir. Creo que algunos “errores” que cometen algunos de los másters no son errores tal cual, sino reinterpretaciones de las reglas o de la información de la aventura que permiten a los jugadores disfrutar más de la partida. Por ello:

– Nadie juega bien ni mal. Juegas bien cuando tanto tu como tus amigos os lo pasais bien y acabais teniendo ganas de repetir.

Por ello, preparate las reglas, sobretodo, aquellas que veas que en el juego tienen más posibilidades de ser utilizadas en la partida que vas a dirigir. No es necesarios que te las aprendas, pero si que, como si fueras Neo en Mátrix, veas a través de ellas. Prepararte las reglas de dicha forma te permitirá entender un poco el conjunto global, y si has de improvisar, tendrás una base sobre la que trabajar. Voy a contarte un secreto: el libro de reglas del máster de AD&D me lo leí, completamente, dos veces. Y dirigí durante más de diez años a dicho juego, siete años al D&D3.X (que no llegué a leerme entero ni una sola vez) y ahora dirijo a mi propio retroclon (que esta vez si, me he leído infinidad de veces… porque lo he escrito y revisado y maquetado y…).

Todos los manuales tiene un nucleo. Basate en ese nucleo, y apuntate las excepciones. Centrate en ellas fuera de las partidas, leetelas, apuntatelas en un papel o pon un señalador para las partidas concretas, y poco a poco irán entrando en tu orbita de conocimientos sobre el juego. Conozco másters que en la partida han comentado “esperad, cachis, es que no recuerdo como se hacía esto”, deteniendo la partida y revisando el manual. Y eso ha cortado mogollón el rollo. Por ello:

– No te preocupes por aprenderte las reglas. Entiende el concepto generar de las reglas, y el resto lo irás aprendiendo poco a poco.

Además, la mesa te irá diciendo como van las partidas. Si los jugadores, se quejen o no (los jugadores son todos unos quejicas), están disfrutando con las historias que están jugando, se nota. Si hablan de las partidas fuera de ellas, si proyectan o planean cosas para hacer en las mismas, si durante las partidas participan, están entretenidos, se emocionan, se rien, se enfadan con personajes no jugadores, si van construyendo la historia junto contigo, si tienen ganas de volver a quedar, si todo eso y muchos otros pequeños detalles que demuestran que estais pasándooslo bien, estais jugando bien.

Esta entrada pertenece al Desafío de los 30 días. Puedes ver las reglas aquí, y al resto de los desafiantes en este post.

Esta entrada y el resto de entradas del Desafío de los 30 días van a ser etiquetadas con el hashtag #Desafío302014 propuesto por Jesús Rolero.



banner