El viernes pasado ocurrió una cosa curiosa. Veréis, resulta que el pasado viernes fue el día de Reyes. Curiosamente, el día de Reyes es conocido por comer Roscón de Reyes.

No es que comer Roscón de Reyes sea algo especial, yo lo había hecho desde hacía años. De hecho, desde que tengo memoria el día 5 por la noche o/y el día 6 al mediodía siempre solía acabar con ese postre, chupándome los dedos, riéndome de aquel al que le ha salido el haba, etc, etc. Muchos de vosotros también lo habréis hecho año tras año.

El comer Roscón de Reyes es una de esas tradiciones que en ocasiones, ni te preguntas. Es como lo de saltar las olas el día la noche de San Juan, comer uvas el día de nochevieja, quemar fallas en San Jose o… comer Roscón de Reyes el día de reyes.

Este viernes, el día del Roscón… bueno, la cena del día de Reyes, la compartimos con unos amigos. Amigos del “mundillo”, ya me entendéis. De esos amigos con ficha, dados, historias y aventuras, blogs y opiniones. Vamos, de los de friqueces varias y con los que mola pasar un rato largo, porque siempre suele ser bueno.

Es curioso, pero siempre que he compartido un día de estos de tradiciones especiales me he dado cuenta de que al final, siempre sale la pregunta… “Oye, y esto… ¿porque?”. Es algo que se ve que nos quema a los friki. Nos gusta saber el origen de todas estas tradiciones que realizamos año tras año. Y, claro, rápidamente nos pusimos a chupar wifi para saber de donde coño había salido esto. Y nos encontramos, wikipedia mediante, con lo siguiente, en Otras costumbres del día 6 de enero:

Los países de habla inglesa dedican el día 6 de enero a desmontar los adornos de la Navidad. Esta costumbre también se ha extendido a países de América Latina, convirtiéndose el 6 de enero en el último día de la temporada navideña. Antiguamente se celebraban festejos con ese motivo y se cocinaba un pastel en el que se escondía un haba o una pequeña moneda de plata. La persona que encontraba el haba o la moneda era nombrada rey judío o señor del desorden y se veía obligada a encargarse de los festejos de esa noche. Con el tiempo, la fiesta fue evolucionando y se incluyeron bailes de máscaras y representaciones teatrales. Esta tradición dio origen en España al típico roscón de reyes (también llamado rosca de reyes) que se toma en ese día y que esconde una pequeña sorpresa en su interior.

¿Lo habéis leído? Os lo remarco aquí:

Con el tiempo, la fiesta fue evolucionando y se incluyeron bailes de máscaras y representaciones teatrales.

¿Y que mejor representación teatral que jugar una partida de rol?

Recordarlo el año que viene. Comer el roscón no es la única tradición que deberíamos mantener los roleros 😉



banner