Pocos personajes están lo suficientemente locos o desesperados como para convertirse en acólito del Innombrable. Incluso entre los que lo están, muchos ni si quiera saben cuáles serán las consecuencias de su acto. La servidumbre al Innombrable viene acompañada de[…]↓ Read the rest of this entry…