Esta enfermedad es tristemente frecuente en un mundo como el de Aleph, lleno de aguas estancadas y pozos sépticos demasiado cercanos a las fuentes de agua. Afortunadamente, muy raras veces es mortal.

Contagio/forma de enfermar

Esta enfermedad suele producirse al comer o beber algo en mal estado. También puede producirse como el resultado de un intento de envenenamiento frustrado.

Cuando un personaje se vea en situación de enfermar, deberá superar una TS por CON, contra una dificultad de 30.

Incubación

Los síntomas empiezan a sentirse 1d8 horas después de ingerir el alimento tóxico.

Síntomas

Esta enfermedad puede mostrar cuatro síntomas posibles (o cualquier combinación de ellos), dolor en la tripa, diarrea, nauseas y vómitos. En cualquier caso, el personaje adquiere el aspecto Enfermo. Si el fallo de la TS se produjo por más de 5, el personaje adquiere el aspecto muy Enfermo, el personaje se sentirá muy cansado y cualquier cosa que requiera un esfuerzo mayor que el de avanzar un par de pasos, se le antojará un esfuerzo sobrehumano.

Los enfermos de mal de tripa no sienten hambre, y en el caso de querer comer algo, seguramente lo expulsen inmediatamente. En casos extremos, el enfermo puede ser incapaz de retener hasta los líquidos.

Curación

Si el personaje no vuelve a ingerir ningún alimento en mal estado, se acabará curando de forma natural en 1d4 días.

Un hechizo de Curar enfermedades cura el mal de tripa sin mayores consecuencias.

Consecuencias

El mal de tripa no deja consecuencias duraderas, sin embargo, si el personaje se ve obligado a seguir comiendo o bebiendo alimentos en mal estado, puede volver a enfermar, y encadenar esta enfermedad varias veces empieza a ser peligroso, para empezar porque empezarán a sentirse los efectos de la desnutrición y la deshidratación (ver diarrea).



banner