Los enfermos de licantropía parecen criaturas absolutamente normales. La mayoría pasan totalmente desapercibidos, aunque algunas veces presenten algunos rasgos que pueden dar pistas sobre su verdadera naturaleza (uñas largas, dientes afilados, hombros peludos…)

Existen muchas formas de licantropía, la más común es la conocida como maldición del hombre-lobo, si bien existen otras formas menos frecuentes pero igualmente horripilantes, como la de los hombres-rata, los hombres-murciélago o los hombres-tiburón.

Cuentan los sabios que el origen de la licantropía procede del mismísimo Ardol. En su empeño por crear una especie que le fuera fiel, el dios malvado cruzó a distintas criaturas inteligentes con animales salvajes, dando lugar a horribles monstruos irracionales. El Innombrable, además les dio la capacidad de extender su condición y transformar a sus víctimas en criaturas como ellos.

Levondel, sin embargo, consiguió encontrar la forma de, si bien no destruir la amenaza, al menos sí debilitarla. La diosa-luna les dio a los licántropos el don de ser, casi todo el tiempo, criaturas normales. Sólo siete noches al mes, coincidiendo con la Luna Llena, los licántropos revierten a su naturaleza salvaje.

Contagio/forma de enfermar

Quitando medios mágicos, sólo existe una forma de enfermar. Ser la víctima de las uñas o los dientes de un licántropo (en estado de licantropía). Cuando una criatura es herida de esta manera, debe superar una TS por CON o se verá infectada.

Incubación

Un mes después de la infección, durante la próxima luna llena, sufrirá de sueños inquietos, en los que le parecerá perseguir a presas y devorarlas cruelmente. Estos sueños le impedirán dormir tranquilamente, y sufrirá el aspecto Somnoliento al día siguiente.

A partir del segundo mes, la criatura se comporta como un infectado normal.

Síntomas

Cada una de las siete noches en las que la Luna se encuentre en su mayor explendor, la criatura tiene derecho a intentar superar una TS por SABiduría para no sufrir la transformación. En el caso de superar la tirada, se pasará toda la noche luchando consigo mismo, sin poder apenas hacer otra cosa que aullar y desesperarse. En cualquier caso, al día siguiente ganará el aspecto Somnoliento.

En el caso de que la criatura falle su TS por SABiduría, se convertirá en licántropo. Y tendrá un penalizador de -1 a las próximas TS que intente superar por este motivo. Cada vez le será más difícil controlar su enfermedad.

Una criatura en forma de licántropo cambia su alineamiento automáticamente a Caótico Malvado y se comporta como una bestia asesina y criminal. Si el personaje es de alineamiento malvado, al día siguiente recordará perfectamente todo lo sucedido. Si es de alineamiento bueno o neutral, al día siguiente no recordará nada, más allá de pequeños flashes con horribles imágenes. Hay quien dice que el hecho de que los licántropos buenos y neutrales no recuerden lo que hacen por las noches es una bendición de Levondel.

Curación

Sólo los sacerdotes de Levondel pueden curar la Licantropía, lanzando un Milagro contra una dificultad de 50. La bondad de la criatura a curar puede proporcionar una bonificación que irá de +1 a +25.



banner