Cuentan los elfos que esta enfermedad es una maldición creada por Levondel contra la violencia sexual. Y, de hecho, se dice que la transmiten sus acolitas cuando son obligadas a mantener una relación sexual forzada, aunque ellas no estén afectadas por la enfermedad. Si bien, lo cierto es que muchos sabios dudan de que esta historia sea cierta.

Contagio/forma de enfermar

La forma más fácil para sufrir el Mal del juglar consiste en practicar sexo con una persona que ya la padezca. Por cada relación que tenga la criatura sana con una criatura que la tenga deberá superar una TS por CON o se verá contagiada.

Normalmente los órganos afectados son o bien el pene o bien la vagina. Pero, ejem, digamos que en algunas ocasiones la enfermedad puede aparecer en el recto o en la garganta.

Incubación

Los síntomas empiezan a aparecer 2d10 días después del contagio.

Síntomas

El pene o la vagina empiezan a supurar un pus amarillento de feo aspecto y mal olor. El enfermo notará un dolor o quemazón al orinar.

Con el tiempo, la enfermedad puede extenderse hasta los testículos o hasta las trompas de Falopio, produciendo un dolor soportable pero constante.

Curación

No existen formas naturales de curar esta enfermedad. Entre algunos orcos de las junglas órcidas existe la creencia, infundada, de que violar a una humana cura esta enfermedad.

Se necesita un deseo limitado o magia superior para curar esta enfermedad.

Consecuencias

Con el tiempo, los enfermos de gonorrea suelen quedar estériles. Si una mujer embarazada sufre de gonorrea, transmitirá su enfermedad al bebé que, además, tiene un 30% de posibilidades de nacer ciego.



banner