« Appio Claudio Pullus volvía a su casa atemorizado. Cuando salió a la calle esta mañana, había oído una conversación casual. Una niña le decía a un gatito «no vas a volver a aquí». No sabía de qué estaban hablando,[…]↓ Read the rest of this entry…