Conocido como “mal de los dioses”, existe la leyenda de que sólo los grandes hombres y las grandes mujeres pueden enfermar de epilepsia.

Contagio/forma de enfermar

Normalmente, la epilepsia es una enfermedad con la que se nace, si bien algunos traumatismos, enfermedades y maldiciones perversas pueden provocar ataques epilépticos o, incluso la enfermedad en sí.

Síntomas

Periódicamente, pero especialmente en situaciones de estrés, el personaje sufre ataques epilépticos. Estos ataques se producen entre una vez al mes y una vez a la semana, aunque en casos muy graves pueden producirse una vez al día. El momento del ataque se produce en un momento estresante, a juicio del máster, el jugador puede gastar un Punto de Fortuna para retrasar el ataque hasta que el peligro haya pasado.

Cuando se produce un ataque epiléptico, el personaje empieza a sufrir convulsiones que le deja absolutamente incapacitado durante 1d4 asaltos. Al principio de esos asaltos, el personaje perderá 1d4pg y, cuando finalice, adquirirá el aspecto de Exhausto durante 1d4 horas.

Curación

Esta enfermedad es crónica, sólo puede curarse utilizando magia de alto poder.

Consecuencias

Los ataques epilépticos van generando secuelas a largo plazo. Cada año que un personaje la sufra, deberá superar una TS por CON o perderá 1 punto de FUE, de DES o de CON (la que tenga más alta)



banner