Durante los últimos días hemos ido publicado distintos tipos de ataques a los comunes basados en las armas y en la magia. Estos tipos de ataques, los conjuros mágicos, los distintos tipos de ataques que hemos ido comentando, así como otros objetos, plantas o elementos pueden causar que las criaturas mueran por formas distintas de morir de lo que se considera una muerte natural.

Vamos, lo que se suele decir. Si te clavan una espada y la retuercen, es natural que te mueras.

En los próximos días pasamos a definir la forma en la que en Roll&Play! se tratan estas distintas formas de morir. Hoy, comenzamos con el…

Ácido

Existen infinidad de sustancias que son capaces de deshacer la carne del pobre desdichado que entra en contacto con ellas. A efectos de juego, las consideramos todas ácidos (aunque algunas de ellas, como la sosa cáustica, no lo son).

Criaturas

Cuando una criatura que no está formado de cristal o de piedra entra en contacto con un ácido, empieza a recibir un daño que depende de su potencia. Los ácidos tienen una potencia de 4, 6, 8, 10 o 12.  Este es el tipo de dado que recibe como daño el personaje afectado. Además, por si fuera poco, el siguiente asalto el personaje sufre automáticamente otra tirada de daño que se hará por el dado inmediatamente inferior, aunque se haya quitado el ácido de encima.

Así, un personaje que entra en contacto con icor de grifo (un ácido de tipo 6) recibirá en su primer asalto 1d6 de daño. El siguiente asalto, aunque se haya retirado y haya dejado de estar en contacto con el ácido, recibe igualmente 1d4. Al siguiente asalto ya no recibe daño alguno porque en R&P! no existe ningún dado menor al 1d4.

Además, el daño producido por el ácido es desfigurante. Aunque un personaje o criatura recupere los puntos de golpe causados por el ácido, el daño que haya sufrido habrá marcado su piel de forma permanente. La única forma de recuperarse de dichas marcas será mediante el conjuro de Regenerar, Deseo limitado, Deseo  o similar.

Objetos

Si un objeto que no es de cristal ni de piedra resulta afectado por un ácido, empezará también a disolverse, a menos que se aplique abundante agua o se le retire el ácido de cualquier otra forma.

Un objeto pequeño tarda 10 asaltos – la potencia del ácido en disolverse. Un objeto mediano 20 – la potencia del ácido y uno grande puede llegar a tardar 50 – la potencia del ácido. Los objetos mágicos son más resistentes y proporcionan 5 asaltos más por cada +1 o poder similar.

El máster podrá variar esta velocidad si considera que el material es especialmente sensible o resistente a la disolución. Un objeto afectado por el ácido que haya sido limpiado es posible que no se haya disuelto, pero aún así el ácido lo ha podido dejar inservible. Por ejemplo, la vestimenta de un noble quemada por el ácido pasaría a servir como trapos, y una espada afectada en el centro podría quebrarse en el primer golpe de un combate.

Criaturas acorazadas

Si el ácido cae sobre la piel desnuda, a la vez que sobre las ropas, armaduras o caparazón de una criatura, el daño es sufrido a la vez por la criatura y sus vestiduras. Si el ácido cae únicamente sobre una parte del cuerpo que se encuentre totalmente protegida por ropa o armadura, el ácido actuará el primer asalto sólo sobre la protección, quedando indemne el personaje. Si la ropa era ligera (seda, lino…) esta quedará destruida y el personaje se verá afectado a partir del segundo asalto. Si la ropa era gruesa (cota de cuero, jersey de lana…) aguantará hasta el segundo asalto y la criatura se verá afectada a partir del tercero. Si se trata de armaduras pesadas (cota de malla, coraza…) y el ácido no se ha filtrado por sus rendijas (como sucedería si el personaje se ve sumergido en el ácido) la armadura empezará a mostrar agujeros y el ácido atacará al personaje a partir del cuarto asalto.

Este recuento de asaltos es acumulativo. Si un personaje que está siendo atacado por kobolds que lanzan redomas de sosa cáustica (que tienen una potencia de 10) es alcanzado, el primer asalto recibirá el 1d10 de daño normal. Si el segundo asalto no es alcanzado, recibirá 1d8 puntos de daño al disminuir la potencia de la sosa por asalto. Si el tercer asalto vuelve a ser alcanzado, recibirá 1d6 puntos de daño de la primera redoma y 1d10 de esta segunda redoma.

Ácidos más frecuentes:

Nombre del ácido Potencia
Agua anti-ácida 0 (12 contra objetos mágicos)
Agua dura 4
Icor de grifo 6
Aceite de vitriolo 8
Sosa caustica 10
Vómito de dragón negro 12

Ideas de aventuras

Existe la leyenda sobre un antiguo delincuente vilesino que, tras ser su cara desfigurada por un ácido mágico incurable, enloqueció y prosperó hasta convertirse en un carismático asesino de masas conocido como el “Bufón”.

No es más que una leyenda y, a pesar de que se viene hablando de el Bufón desde hace varios siglos, cada vez que en las calles de Vilés aparece algún cuerpo horriblemente asesinado, no deja de haber el que atribuya su muerte al Bufón. Últimamente han aparecido muchos cuerpos asesinados, generalmente mendigos y prostitutas sin nadie que llore demasiado por ellos. Pero junto a sus cadáveres han aparecido en las paredes, pintadas con sangre, la advertencia “el Bufón ha vuelto”.

¿Será realmente el Bufón? ¿Será una maniobra de distracción para entretener a la guardia y ocultar una conspiración todavía peor? ¿Será un “admirador” del Bufón original?

Roll&Play! es un juego creado por la Editorial Trasgotauro que intenta homenajear las antiguas reglas del AD&D, con la idea de los retroclones entre lineas y con un profundo sabor clásico.



banner