Dentro de unos días comienza, y a estas alturas ya deberíamos estar apuntados todos aquellos que vamos a participar.

Hay varias preguntas que nos pueden asaltar en este momento. ¿Seré capaz? ¿Valdrá lo que escribo? ¿Será muy duro? y, sobretodo, ¿puedo prepararme con tan poco tiempo?

Obviamente, a estas alturas poco se puede hacer. No tenemos tiempo de entrenar los dedos, por lo que estos deberán de ir a toda velocidad durante el mes de noviembre, y a nivel de escritura será un poco como realizar el camino de Santiago para todos aquellos que no tenemos costumbre de escribir tanto tan diario. Posiblemente acabemos con agujetas en los dedos y con ganas de no acercarnos a un teclado durante un tiempo, pero no por ello nos tiene que impedir disfrutar de la experiencia.

No tenemos tiempo tampoco de ir entrenando mente, y es algo que costará que vaya con fluidez si no lo llevamos hecho desde hace tiempo. Con otras palabras, la creatividad va a estar bastante limitada a lo que se os ocurra en el momento y si no habéis estado utilizando la famosa libreta de la que hemos hablado otras veces, posiblemente durante el mes de noviembre os encontrareis literalmente sin ideas sobre las que escribir.

Por último, está la relación entre la mente y la mano. La horrorosa sensación en la que vuestra mente desea escribir y sabe como hacerlo, y vuestras manos no encuentran las palabras adecuadas que plasmar en el papel. Esta situación va a ser la más frustrante de todas, ya que si os encontráis en ella es porque tenéis tiempo y habéis conseguido sentaros delante del ordenador. Y sin embargo, la sensación de no poder conseguirlo se vuelve más asfixiante a cada momento que pasa.

Vamos a intentar que en los pocos días que quedan os preparéis, o al menos tengáis las herramientas para prepararos. Que las utilicéis o no ya es cosa vuestra.

Herramientas para superar la falta de entrenamiento de los dedos:

Cuando se habla de los dedos se habla de toda la mano, especialmente de la muñeca. La idea es conseguir que durante todo el mes de noviembre no tengáis problemas de muñecas ni dedos. Obviamente, vamos a tener en cuenta que ya escribís en un sitio donde estáis sentados correctamente, con la luz adecuada, etc, etc, así que nos vamos a centrar únicamente en la mano y la muñeca. Lo más importante a evitar son los dolores que se producen, generalmente, al no estar acostumbrados a escribir durante mucho tiempo. Es bueno, al igual que cuando se hace deporte, comenzar estirando y calentando los dedos. Para las muñecas, no está mal realizar también una serie de movimientos que, a ser posible, deberíamos repetir al menos una vez por cada hora que estéis escribiendo continuadamente.

Estos ejercicios tienen, principalmente, la misión de evitar el síndrome del tunel carpiano, que posiblemente en vuestro caso no sea más que un acercamiento, pero que cuando se produce es extremadamente doloroso y sería horrible tener que abandonar por dicho dolor.

Podéis ver estos ejercicios aquí y aquí.

Ojo, estos ejercicios son para lograr retrasar posibles dolores de muñeca y manos durante este periodo. Si continuáis escribiendo, un ejercicio continuado como caminar, nadar o ir al gimnasio es algo que os puede ayudar mucho más.

Herramientas para superar la falta de entrenamiento de la mente:

Durante estos días ejercitas la creatividad es bastante complicado, sino imposible, por lo que la solución será preparar cuanto podamos por anticipado. Para esto os voy a dar dos consejos que he sacado de la misma página del proyecto.

El primero es una planificación de toda la historia que quereis desarrollar. Para ello, vamos a tomar una idea muy sencilla que nos comentan en el foro de participantes españoles, y que esta sacado de una negra llamada Claudia Suzanne, que pone a disposición el truco siempre y cuando se hable de su libro, que está apunto de salir.

El truco es muy sencillo. Coge una hoja, y escribe de arriba abajo del 1 al 15 en orden. El nº 1 es el inicio de la novela, así que escribe en una frase como comienza. El 15, podéis suponer, se refiere a como termina la novela, así que en una frase escribe como termina la novela. Pasamos al nº 2, donde escribimos en una frase la continuación de lo que pasa tras el inicio de la novela, el que hemos indicado en el nº 1. Y despues, escribimos en el nº 14 lo que pasa antes del final de la novela, que ya hemos detallado en el nº 15. Volvemos ahora al nº 3, etc, etc, y así hasta que nos encontremos con el nº 8, que sirve de enlace entre el inicio y el final.

El segundo truco es también muy sencillo. Con el esquema anterior en una hoja, imprímete una hoja de calendario del mes de noviembre, de estos en los que cada día aparece en un cuadrado. Podeis descargaros una versión para imprimir aquí: http://calendarionoviembre.com/print.php?y=2010&m=11

Una vez impreso escribe (o dibuja o pon símbolos o lo que más te guste) aquello que te sirvan para saber, más o menos, a lo que os vais a dedicar a escribir ese día. Eso no significa que tengáis que seguirlo a rajatabla, ya que si podéis adelantar escritura de otros días, mejor, por si surgen complicaciones, pero si que os sirva como guía para saber como va el desarrollo.

Herramientas para superar la falta de entrenamiento de la relación entre la mente y la mano:

Esta es la más sencilla de todas. No hay que hacer nada. Simplemente, cuando escribas, no revises. Deja la revisión para diciembre. Déjate llevar, esquiva las faltas y suelta palabra tras palabra. Son muchas y tendrás que darte prisa.



banner