Llegamos al partido por el Tercer y el Cuarto puesto, en un partido que podría haber sido, perfectamente, la final. De hecho, quien sabe, quizás lo sea otro año :).

Debían ambos contrincantes escribir un Equipo, arma, objeto mágico o hechizo para un juego de corte histórico que incluya la palabra y/o el concepto “El gato negro”

La selección A ha optado por un extraño documento que enmascara una curiosa tradición en la España de 1808. La selección B, por su parte, nos trae un objeto brujería en otra España semejante y distinta, la de Las Aventuras del Capitán Alatriste.
Disfrutad de los textos 🙂

Selección A

El legado

El diario y la máscara de “El Gato Negro”

Mucho se ha hablado del ladrón conocido como “El Gato Negro”. Desde los que dicen que es inmortal, mide tres metros y tiene la fuerza de diez hombres; hasta los que lo consideran un deleznable pícaro, salvaje y sanguinario (estos últimos suelen estar relacionados con sus víctimas). Sus proezas son conocidas a todo lo largo de la Corte de Madrid, pero se dice que ya han llegado palabras de sus proezas a todos los pueblos de la región y he incluso en otras partes del país.

No existe “El Gato Negro”. En honor a la verdad, muchos han sido los que han tomado ese nombre,  incluso algunos simultáneamente. Se dice que una vez llegó a osar hacer una incursión dentro de la propia corte francesa, pero como todo, apenas hay pruebas y sí muchas habladurías y rumores. A lo largo de más de una década se ha creado esa identidad, normalmente sustentada por hombres con una vida muy corta, así que es difícil saber el número exacto de sustentadores del título. Lo que es fácil de saber es cómo identificarlos: visten de negro, van enmascarados, normalmente atacan a los franceses de alto rango (y/o capital) o a sus aliados (conocidos por afrancesados). Por los pocos datos fiables parece que su origen se remonta a 1793 cuando los franceses mataron a su rey y España les declaró la Guerra del Rosellón, la secta anti-francesa que estaba detrás de este personaje perduró y fue con la invasión cuando se hizo realmente famoso.

Lo importante en realidad de la leyenda son dos objetos: el diario con instrucciones precisas de cómo llegar a ser “El Gato Negro”, además de mucha información útil que va desde contactos a objetivos y la máscara de “El Gato Negro”. Solo gracias a conocer a uno de los que llevaron la máscara o les ayudaron se pueden conocer los secretos de ambos objetos, por suerte, el que escribe este texto tuvo esa oportunidad.

El diario es un gran volumen encuadernado en cuero negro y escrito a mano, que a priori parece un galimatías ilegible. Excepto algunos esquemas y mapas es prácticamente imposible extraer nada en claro. Sólo se puede interpretar el código gracias a la clave que se encuentra en el interior de la máscara de terciopelo negro que cubre la cabeza y los ojos del individuo elegido, es una serie de símbolos cosidos en hilo de seda negra muy resistente que se nota desgastada por los años, pero apenas dañada. Se ve que la máscara tiene algunos zurcidos, pero ha soportado bien el paso del tiempo.

En el texto se pueden encontrar instrucciones básicas, como por ejemplo que el primer paso de la herencia es buscar el cuerpo sin vida de “El Gato Negro” anterior y hay que hacerlo desaparecer; a menos que sea un cambio voluntario, que no suele ser lo habitual. Normalmente el elegido siempre tiene un ayudante o un escudero que colabora en sus misiones y que sirve de salvaguarda en caso de que fracase y lo capturen, o peor aún que caiga en combate. Realmente es esa ayuda de cámara la que perpetúa la leyenda y la base del legado, pero dudo que ni los poseedores actuales ni los futuros lleguen a darse cuenta de la importancia de su labor primaria…

(Extracto y traducción de un manuscrito en ingles deteriorado por el fuego)


Selección B

Mala Estrella.

La luna estaba en la posición adecuada, las cartas anunciaban el éxito sin lugar a dudas y, aunque eso jamás había significado nada, Miranda acababa de dar a luz a seis hermosos gatitos, negros como la noche.

–        Este será el séptimo – susurró para sí la anciana, mientras daba una última pincelada a la tosca figurita de madera que había tallado hacía solo unas horas.

Contempló la minúscula talla, sujetándola con dulzura entre sus dedos temblorosos y arrugados. Asintió lentamente mientras repasaba los detalles: las diminutas garras, los ojos de un amarillo intenso, el rabo alzado… no era perfecta, ni mucho menos, pero la talla mostraba un pequeño gato negro de apenas cinco centímetros, simulando caminar.

Con paso firme se acercó a la hoguera, dejando que calentara sus cansados huesos antes de proseguir. Tras un minuto, alzó sus ojos a la luna y entonó un cántico antiguo y por muchos olvidado. Poco a poco fue desplazándo su cuerpo alrededor de la hoguera, manteniendo la talla en una mano y sacando un pequeño y afilado cuchilló de un bolsillo de sus raidas vestiduras. En el momento álgido del cántico se realizó un minúsculo corte en el pulgar, del que surgió una única gota de sangre que extendió con sumo cuidado sobre el gatito de madera. A continuación, mascullando entre dientes una breve letanía, lo lanzó al fuego.

Una figura se incorporó desde su posición junto al tronco de un árbol, pero un imperioso gesto de la anciana la detuvo. La mujer volvió a sentarse con expresión confundida, mientras la vieja bruja se agachaba y metía su mano desnuda entre las llamas, rescantando la talla del fuego.

Un minuto después la bruja se acercó a la mujer y le tendió la figurita, la cual no presentaba ningún daño evidente, si acaso parecía más real y definida que hacía solo unos minutos.

–        Tomad, Mi Señora. Aseguraos que vuestro marido la lleva consigo a su cita – sonrió la anciana, mostrando una hilera de dientes amarillos y retorcidos.

——————————————————————————–

Si juegas a Alatriste, sabrás que una desventaja que nunca tienes que ponerle a tus personaes es la de “Mala Estrella”. Si lo haces, en el momento más inconveniente de la partida, tu máster te obligará a repetir una tirada hasta tres veces, haciendo que te quedes con el peor de los resultados y poniendo a tu personaje en la más incómoda de las situaciones.

Si eres máster… seguro que te apetece que alguno de tus jugadores tenga esa desventaja… ¿a que si?…. de nada….  🙂

 

VOTACIONES

Ahora le toca al público. Recordar que debéis votar en estas tres categorías:

DESTREZA: ¿Cual considerarías que tiene mayor calidad?

FUERZA: ¿Cual es más probable que uses como inspiración para una de tus partidas?

ELEGANCIA: ¿Cual crees que se ajusta mejor a la definición “un elemento de Equipo, arma, objeto mágico o hechizo para un juego de corte histórico que incluya la palabra y/o el concepto “El gato negro”?

Puedes votar en un sondeo creado en la lista de Trasgotauro o enviando un email privado a mundialitorolero@gmail.com. Las votaciones se cerrarán el  próximo sábado 16 de octubre.

 

 

 



banner