Un poco por casualidad, descubro el Dungeonslayers, un juego sencillito, sencillito, para jugar “a la antigua”.

No he tenido ocasión más que de echarle un ojo por encima, pero ciertamente parece ser lo que promete, un sistema muy rápido diseñado con lo justo para meterse de cabeza en el primer dungeon que encuentres.



banner