Lengua antigua, tan antigua como el tiempo, que pertenece a la raza de los dragones. Ha permanecido invariable durante miles de años, siendo quizá la lengua que menos ha evolucionado desde sus inicios, debido principalmente a la gran longevidad de sus hablantes. Aunque se habla de una única lengua, el dragoss posee dos variantes. Una, sencilla, es la que comparten los dragones con el resto de las razas que la tienen como lengua materna o la aprenden para comunicarse con las razas, principalmente, reptilianas, como los kobolds o los hombres lagarto.

Esta variante se caracteriza por ser una lengua que tienen a las palabras largas y silabeantes, abundando las fricativas dentales y las alveolares, formando sílabas largas y cerradas.

La segunda variante es propia de los dragones, y tan solo ellos pueden utilizarla. Comparte la forma sonora de la primera variante, siendo la gramática y las palabras utilizadas exactamente las mismas. Sin embargo, esta variante añade un componente mental que bloquea el significado de lo que se está escuchando, y que impide a cualquiera que no comparta la compleja mente de los dragones entenderles cuando están utilizando esta variante. El componente mental es variable, y permite que familias de dragones, dragones hermanos, e incluso compañeros dragones, mantengan conversaciones sin que nadie pueda llegar a entender lo que dicen. No es raro, en los Consejos Dragones, que se establezca un componente mental determinado entre los asistentes para que nadie que no pertenezca al consejo pueda llegar a comprender lo que se dice. Es también común que dragones amantes, hermanos díscolos o compañeros de batallas utilicen su propio componente para evitar oídos no deseados.

Un dragón puede utilizar tantos componentes mentales distintos como desee, o pasarse a la variante sencilla del dragoss cuando desea hablar con otros seres o con dragones con los que no comparte ningún componente mental. Si no comunica o comparte un componente con otro dragón, no será comprendido por nadie excepto si mismo a menos que utilice otra lengua o la variante sencilla del dragoss. Nadie que no sea dragón es capaz de aplicar la componente mental al lenguaje.

Confusamente, algunos magos y sabios creen que la componente mental es una clave que sirve para decodificar el mensaje se está transmitiendo, pero nada mas lejos de la realidad. La componente mental actua simplemente como bloqueo mental. Si un personaje escucha a dos dragones hablando en dragoss y transcribe todo lo que escucha, aunque no lo entienda, al leer con posterioridad lo escrito se da cuenta de que el sentido está claro, y se pregunta porque no lo había entendido antes. Por la misma razón, si por medios mágicos se intenta escuchar el mensaje desde una distancia larga, tampoco será posible entender el mensaje.



banner