Lo habitual, cuando uno habla de una empresa profesional, es hablar sólo cuando se hacen las cosas mal.  Hacer las cosas bien es algo que se presupone y, por lo tanto, no merece elogio.

Sin embargo, yo creo que esto es un error. Así que, igual que si alguna vez una empresa profesional hace las cosas muy mal no creo que deba cortarme al decirlo, me parece justo dedicar un post a hablar de una empresa que, al menos conmigo, considero que ha hecho las cosas muy bien.

Me refiero a la Fundación Kaufman. Les hice un pedido el otro día un poco por probar. La verdad es que mi tienda de referencia es Gigamesh, me he pasado demasiado tiempo de mi vida sin tener ninguna tienda decente cerca de casa como para desperdiciar el placer de tener los libros en la mano y echarles un ojo 🙂

Pero el otro día me acordé de que había unas cosillas para las que quería hacer un prepedido (los libros del creaFUDGE del Demonio Sonriente ¡compradlos leñe! que cuando antes se vendan antes tendré los míos :).

Y, ya puestos, pensé en comprar algo más. El caso es que, con mi inutilidad habitual, me equivoqué e hice mal el pedido. Para que no le pase a nadie más, tenía que haberlo hecho por separado, sino te calcula los gastos de envío juntando el prepedido y, claro, eso implica esperar a que salga 🙂

Automáticamente se pusieron en contacto conmigo porque vieron que aquello no era lógico. A eso le sucedieron una serie de emails que no sólo sirvieron para aclarar el malentendido sino que además lo hicieron con una educación y saber hacer exquisito. Como disculpándose por un error que había cometido yo!

Al final, lógicamente, el problema fue solucionado y me prometieron hacerme el envío en dos días. En dos días a mí me venía mal, así que siendo ya más tocapelotas todavía, les pedí si pudieran dejarlo para “cualquier día a partir de la semana que viene”. Era imposible que en “la semana que viene” me llegara antes que cuando me llegó 🙂

Por si fuera poco, me vino con un “regalito”, como disculpa por un error que, insisto, era mío!

Como decía al principio, si el trato hubiera sido grosero, si el servicio hubiera sido nefasto, es probable que ahora estuviera escribiendo un post denunciándolo. Así que en justicia, como considero que el servicio que me han dado estaba por encima de lo exigible, es justo comentároslo a todos 🙂

PD: Y no, no me patrocinan ni saben que iba a escribir esto ni posiblemente lo lean 😀



banner