Alea “La afortunada” (CN): Diosa de la fortuna, adorada por marinos, soldados, ladrones y juglares. Es caprichosa e impredecible, como la suerte que buscan muchos de los que la veneran. También es conocida por su liberalidad sexual y las leyendas sobre sus amantes pueden contarse por millares, incluyendo en ellas algunos de los dioses y muchos de los mortales.

Gusta de bacanales, buenas comidas y deliciosos vinos. Esto hace que cuando se organicen fiestas siempre haya una pequeña oración a la diosa para que honre a los invitados con su presencia. Si Elthera es la diosa del amor platónico, Alea es la diosa del sexo carnal, la fiesta y la juerga.

Los gnomos la consideran su diosa protectora, pero la diosa no les proporciona mayor protección a los miembros de esta raza que al resto de las razas, por lo que es muy probable que esta creencia se deba más a una cuestión de superchería gnoma que a la realidad.

Los acólitos de Alea deben cumplir los siguientes requisitos:

  • No pueden tener alineamiento Legal
  • No pueden tener pareja fija. De hecho, el que tengan residencia fija es tolerado pero de mala gana.
  • Han de coleccionar amantes. Los acólitos de Alea gustan de llevarse algún pequeño “trofeo” y de competir entre sí por este tema.
  • Un acólito de Alea debe emborracharse y participar en una buena juerga al menos una vez a la semana. Si no hay ninguna juerga disponible, deberá ser él quien la monte.
  • Los acólitos de Alea reciben un Punto de Fortuna extra.

Alea proporciona a sus sacerdotes: Fortuna (9), Corazón (3).



banner