Su nombre esta prohibido en todas las tierras de Aleph, salvo en las Ardientes Arenas. Solo los más oscuros adeptos conocen el Nombre que conserva en el Libro, y muchos de ellos cayeron en la locura al conocerlo. Es el dios de las plagas, tanto mágicas como mundanas, y la sospecha de su presencia o de la de sus clérigos hace que muchos seres se santigüen con el símbolo de su dios.

Es un dios que permanece en segundo plano, al que periódicamente alguien que se siente traicionado por sus convecinos o es empujado por la locura de su devoción, decide adorarle y realizar un impío ritual. Estas plagas suelen acabar escapando al control del adorador y asolar regiones enteras.

Los seguidores del Innombrable son perseguidos en gran parte de las zonas habitadas, y realizar cualquier ritual que permita al Innombrable, o a sus plagas, acercarse a la superficie de Aleph esta castigado con la muerte.

Los acólitos del Innombrable:

  • No pueden tener alineamiento Bueno
  • Por cada mes que un personaje sea acólito del Innombrable sufre pequeñas deformaciones, horribles llagas y hediondas pústulas, que poco a poco acaban cubriendo su piel
  • Un acólito del Innombrable puede realizar el rito del Innombrable una vez al año. Este rito incluye el sacrificio de un niño menor de 8 años y se considera un acto malvado en sí mismo. Quince días después del rito, en la población donde se produzca, surge un brote de peste que puede llegar a extenderse por todo el Imperio. El Acólito pierde un punto de Constitución cada vez que realice este rito
  • Un acólito del Innombrable que haya realizado el horrible rito del Innombrable, gana la pericia de Transmitir Enfermedad cada vez que toque a alguien. El acólito no puede elegir si emplea o no la pericia

Los sacerdotes del Innombrable reciben hechizos de las siguientes esferas: Corrupción (9), Oscuridad (5) y Tormenta (3)



banner