En Vilés hay muchos edificios destacados, algunos de ellos emblemáticos por su situación, su creación o su uso. Vamos a detallar los considerados más importantes por sus habitantes:

La Sede del Consejo de Ciento: Situado en el barrio de Rivero, es el edificio donde se reúnen los jefes de los cien gremios dos veces al mes para tratar los temas que preocupan a los ciudadanos. Es un edificio de planta cuadrada y piedra robusta, con portalones grandes y fuertes en las cuatro paredes externas. El centro del edificio está ocupado por un salón amplio con una enorme claraboya en el techo.

El cuartel de la guardia: Se encuentra frente a la Sede del Consejo de Ciento. Al principio, el cuartel de la guardia era un edificio donde los miembros comían, dormían y practicaban el combate. Además, era el principal punto de encuentro para aquellos que necesitaban de su ayuda. Con el paso del tiempo, la guardia fue adquiriendo los edificios colindantes hasta que se hicieron con toda la manzana. Actualmente el cuartel de la guardia es también una academia para nuevos miembros.

Cuartelillos de la guardia: Para mantener la seguridad en la ciudad la guardia tuvo que establecer varios cuartelillos que les permitieran llegar pronto a donde se produjesen los problemas. Debido a ello, se construyeron tres cuartelillos, uno en cada barrio, que se mantienen abiertos las veinticuatro horas del día, todos los días del año. Sin embargo, al igual que los barrios, cada cuartelillo tiene su propio carácter. Mientras que el de Rivero es considerado un premio para aquellos que llevan bastante tiempo patrullando y demostrando su valía, el cuartelillo en Sabugo, cerca del puerto, es considerado zona muy peligrosa, y normalmente suele ser el destino de guardias con problemas de disciplina.

El palacio del Príncipe: Es el edificio más representativo de la época decadente en la que la villa seguía perteneciendo a Hungra. Lujoso, untuoso, mágico. Situado en el centro del barrio de Rivero, destaca como una luz en una noche oscura.

Las sedes de los gremios: No hay duda que algunas de las más importantes decisiones, que afectan a toda la ciudad, se suelen producir en las sedes de cada uno de los gremios. Y es precisamente por eso por lo que muchos ciudadanos consideran que estas sedes son edificios a tener en cuenta siempre. Estas sedes van desde el palacete de los cambistas al almacén de los pescadores, el Caldero Hirviente, sede de los herreros, o la oculta sala en las alcantarillas del gremio de los mendigos. Todos los gremios poseen una sede, donde los miembros pueden reunirse, realizar sus quejas o, lo que menos agrada, entregar sus pagos. Algunas sedes son conocidas por todos, como la de los mercenarios, mientras que otras permanecen ocultas para evitar posibles represalias o ataques, como la de los asesinos.

Entraremos en la descripción de las sedes (y los gremios más importantes en futuros artículos).



banner