La Era de la Escritura (se desconoce la duración)

El comienzo. El génesis. Este periodo es desconocido para la mayor parte de las razas humanoides que pueblan Aleph, si no todas. No se conservan textos escritos de aquella era, y la historia de lo ocurrido se recopiló de las narraciones orales tradicionales. Fue una época de dioses, y aunque fue el periodo en el que muchas de las razas hicieron su aparición, las deidades fueron las auténticas protagonistas.

Las deidades aprendieron, lucharon, amaron y odiaron, y con cada acción, Aleph se creó y cambió. Y volvió a cambiarse, una y otra vez. Y los dioses tomaron partido, por las guerras, el sol, el hambre, los bosques, las especies o las ideas.

La Era de la Escritura finalizó con la gran batalla donde se creó el día y la noche, y que acabó con el destierro de Ardol a las profundidades de Aleph.

La Era de la Oscuridad (11943 años)

Tras la Era de la Escritura, comenzó un periodo duro para las razas de la superficie. Durante los últimos milenios de la Era anterior, Ardol y sus aliados causaron mucho daño, y aunque en este momento se encontraban libres de su influencia directa, no era así con sus aliados, así como con las razas que lo veneraban, incluyendo a dragones y hordas de orcos.

Cada terreno conseguido a las huestes oscuras lo fue gracias a la sangre derramada de muchos aliados, y grandes historias de héroes se narran de aquellos tiempos. La Era de la Oscuridad, también conocida como la Era de la Guerra Eterna, duró cerca de 12000 años, durante los cuales no se dejó de combatir en ningún momento, e innumerables son los nombres de las batallas que se conservan de aquella época.

Esta era finalizó con el Tratado del Pico Negro. Este tratado, realizado en el año 11943 de la Era de la Oscuridad, creaba un pacto de auxilio entre elfos, enanos y humanos frente a las incursiones orcas cuando estas fueran realizadas fuera de las Junglas Órcidas.

La Era del Esplendor (6312 años)

El Tratado del Pico Negro, unido a la necesidad de recuperarse por los miles de años de continuos ataques de los orcos, mantuvieron las cosas en relativa calma durante los siguientes 6300 años.

Esta calma provocó una época dorada de esplendor y relativa tranquilidad, que unido a que la relación con los dioses era mucho más cercana que la existente en la actualidad, se creasen auténticas maravillas que siguen sorprendiendo a sus descubridores.

Además, las especies fueron desarrollándose tanto cultural como socialmente. Muchos de los imperios que actualmente existen, como Greynor, Jadhûm o Silvania, surgieron en esta era, si bien eran muy diferentes a como son actualmente. Muchos de los sistemas de estudio que utilizan los magos, sabios y eruditos se establecieron en esta Era, así como el sistema monetario, el métrico, etc.

Sin embargo, tarde o temprano esta Era tenía que finalizar. Se considera que la Era del Esplendor finalizó con la Primera Guerra de las Colinas.

La Era del Desarraigo (5112 años)

Aunque mucho más tarde se descubrió como una trampa urdida por los clérigos de Ardol, eso no impidió que en el año 6312 de la Era del Esplendor, o el año 0 de la Era del Desarraigo, los elfos de Silvania y los enanos de Jadhûm se enzarzasen en la que posteriormente fue conocida como La Primera Guerra de las Colinas, que duró trece años, y durante la cual murieron miles de seres de ambas razas, por no hablar de las consecuencias que tuvo por parte del Imperio de Hungra, que se vio obligado a intervenir a causa del Tratado del Pico Negro cuando los orcos de las Junglas Órcidas intentaron aprovecharse de la situación.

Aunque posteriormente se aclaró la implicación de los clérigos de Ardol como verdaderos causantes del inicio de la guerra, el resquemor de los enanos por la falta de confianza de los elfos y la escasa respuesta del reino de los humanos les hizo apartarse del mundo exterior y encerrarse en su territorio. Sin embargo, fue peor el remedio que la enfermedad, pues los drow aprovecharon su hermetismo para comenzar una época de continua hostigación que duró mas de 2000 años.

En la superficie, las cosas no iban mejor. El imperio de Greynor se convulsionaba. La llamada a las armas a causa del Tratado del Pico Negro provocó levantamientos, que causaron la escisión de los reinos de Bhemia, Hungra, La Marca o Konnigsberg. Los elfos, tocados, de repente se veían hostigados por especies que hasta ahora no eran mas que meras molestias, pero que al no tener el apoyo de los humanos se convertian en duros golpes a su resistencia. Este periodo duró más de 3000 años, y obligó a los enanos y elfos a volver a ayudarse o desaparecer. Desgraciadamente, cerca de 2000 años despues, la Segunda Guerra de las Colinas diezmó a los elfos de nuevo, y obligó a los enanos a retirarse de nuevo, donde tuvieron la desgracia de sufrir la Traición Verde.

Y cuando el mundo se estaba recuperando, surgió la Guerra Demoníaca, que finalizó esta Era y comenzó la siguiente, con Krummel atrapado en el infierno.

La Era del Letargo (983 años)

Hace cerca de 1000 años se produjo la Guerra Demoníaca. Un elevado número de demonios entró en Aleph a través de la Taberna de la Historia Interminable y causó un gran número de desgracias en los distintos reinos, algunas de las cuales todavía se están sufriendo.

Los demonios llamaron a otros demonios, que llamaron a otros. Las hordas demoníacas atacaron Aleph desde todos los ángulos, deseando sojuzgar y eliminar al resto de las especies. Y fue gracias al ataque a todas las especies la que hizo que estas se unieran contra el enemigo común. Elfos, orcos, humanos, medianos, gnomos e incluso dragones, goblins, drows y otras razas atacaron, en su mayoría, para devolverlos al infierno. Y fue gracias a esta unión como lo consiguieron, hasta la actualidad.



banner