Otro ejemplo de los proyectos contenedor son las listas aleatorias.

Estas listas cumplen las mismas características de los proyectos contenedor. Son una serie de datos del mismo tipo englobados en un texto que los reune. Sin embargo, la diferencia de estas listas con los proyectos contenedor clásicos es que mientras en estos últimos los datos se muestran formando una lista de consulta, en las listas aleatorias cada uno de los datos tiene asociado una probabilidad de ser seleccionado, formando en su conjunto global una tabla de posibles resultados aleatorios.

En este caso, los ejemplos de este tipo de proyectos que más han atraido a los aficonados son las listas de “Que encuentras en sus bolsillos”, siendo estas simples listas de objetos comunes que los personajes encuentran al rebuscar en los bolsillos de los humanoides recientemente fallecidos. Otras listas de este tipo tambien muy conocidas son las de pifias y críticos, así como los generadores en general, que sirven para ayudar a los masters en la creación y uso de aventuras. De este tipo existen innumerables. Generadores de ideas para aventuras, de tesoros, de dungeons, de encuentros aleatorios, de nombres para tabernas, de nombres de personajes, de objetos valiosos curiosos, etc.

A mi, en concreto, una de las listas que más gracia me hizo, que encontré en internet alla por el 96 o 97, fue una lista de los objetos que un kender podía encontrar en SUS bolsillos, sin saber muy bien como había llegado hasta ahí, metiendo la lista dentro de la ambientación (se supone que los kenders son unos pequeños ladrones que en ocasiones no se dan cuenta de lo que roban). Esta lista en concreto tenía muchos guiños entre los objetos que tenían su miga para todo friki.

Al igual que con las listas de los proyecto contenedor básicas, estas pueden integrarse en la ambientación o no. El caso de la lista de antes es un ejemplo de ello.

Y aunque tienen las mismas ventajas y defectos que aquellas, con estas listas hay que tener un cuidado algo mas especial. De poco sirve un generador de tesoros si cada vez que lo utilizas este descompensa tu partida. O un generador de dungeons que cree dungeons completamente inútiles.

Por eso, aunque recomendamos que se pruebe en vivo todo lo que se escribe, en este caso en concreto os recomiendo que lo probeis bastante antes de sacarlo a la luz.



banner