Goblins

Las comunidades goblins son muy abiertas en todos los sentidos hacía el resto de razas. Aunque la mayor parte de estas son itinerantes, no tienen problemas en aceptar a seres de otras razas a compartir su vida. Simplemente, si no les siguen el ritmo, los abandonan a su suerte, como hacen con sus congeneres. En este caso suelen ser los integrantes del resto de las razas los que no desean mantener una relación continuada con una tribu goblin.

Como compañeros de aventura, los goblins prefieren con mucho a los humanos. El sentimiento no es recíproco, y los humanos suelen despreciarlos en su mayoría, pero cuando sus objetivos se acercan, suelen entender el valor de tener alguien tan ágil y con tan pocos escrúpulos como un goblin. Sin embargo, la natural desconfianza de los hombres hacia los goblins hace que no suela ser una amistad que dure mucho tiempo, a menos que el goblin demuestre que se puede confiar en él.

Con el resto de las razas las relaciones no suelen ser mucho mejores. Los goblins desconfian mucho de los enanos y los elfos, y creen que los gnomos y los medianos son seres inferiores, por lo que hasta que estos no demuestran su valía los goblins no suelen tenerles en cuenta.

A los orcos los odian casi tanto como estos les desprecian. Años de estar subyugados no hacen que el sentimiento hacia ellos sea muy favorable, y el rencor suele aparecer

Humanos

Los humanos son los más abiertos en cuanto a relaciones con otras razas. No existe prácticamente ninguna comunidad en todo Aleph que no tenga miembros de otras razas entre los vecinos, y aunque en ocasiones estas relaciones sean tensan, la intención por parte de los miembros humanos de la comunidad suele tender hacia la aceptación.

Como aventureros, los humanos son también los más adaptables, y crean rápidamente relaciones de compañerismo con seres de otras razas. Aceptan y comprenden los valores que estas les ofrecen cuando se unen en un mismo grupo, y al ser confiables son rápidos tanto en crear lazos de amistad como en odiar.

Sin embargo, al final que un humano acepte viajar o compartir experiencias con otras razas depende más del carácter del humano y de su forma de ver la vida que de otras características. Existen humanos cuyos únicos compañeros son elfos, enanos y medianos, y no aceptan tratos de orcos o goblins, mientras que otros mantienen relaciones muy estrechas con bandas de goblins, y no son capaces de mirar a un mediano sin odio.

Medianos

Los medianos siempre han sido considerados por otras razas como los más despreocupados y apartados del mundo real de todas las razas mayoritarias en Aleph. Las comunidades medianas son muy pacíficas y tranquilas, donde la agricultura suele ser la actividad principal, y el ambiente es tranquilo y relajado. Sin embargo, aquellos de otras razas que han intentado vivir en una aldea mediana comentan que, precisamente, es el ambiente de curiosidad y de amistad que demuestran los medianos lo que ha conseguido, en la mayor parte de los casos, que estos acabasen abandonando la aldea, pues acaban entrometiéndose tanto que acaban incomodando e irritando a los extranjeros.

Cuando los medianos viven en sus aldeas, suelen ser de carácter tranquilo, relajado y amistoso. Les gusta hablar del tiempo, de las cosechas y realizar fiestas grandiosas. Sin embargo, cuando los medianos son jóvenes y se encuentran fuera de sus aldeas se vuelven vivarachos, inquietos, curiosos y un poco inconscientes de sus actos. Esto hace que algunos los consideren demasiado impredecibles como compañeros de aventuras.

Los mejores compañeros de los medianos son, sin duda, los gnomos. Son capaces de hablar mientras caminan a la par durante horas sin parar, aunque la creencia general es que no se escuchan entre sí. Sin embargo, el resto de las razas aceptan encantadas esta situación, pues les deja tiempo libre para pensar.

Los enanos también son agradablemente aceptados por los medianos, a pesar de considerarlos como seres bastante gruñones y con un sentido de la diversión bastante aburrido.

Tampoco les resulta desagradable viajar con elfos y humanos. En concreto, los medianos disfrutan mucho con las historias que los elfos suelen contar en los largos recorridos por los caminos de Aleph, y solo cuando las escuchan suelen mantenerse callados escuchando. Sin embargo, aún así, los medianos consideran a ambas razas como un tanto estiradas y demasiado preocupadas por todo.

A los orcos los temen en general. La historia entre orcos y medianos no ha sido muy feliz en un pasado reciente, pues parte de las aldeas medianas fueron borradas cuando los orcos de las Tierras Orcidas fueron expulsados de su territorio. A los goblins los soportan, pero les resulta desagradable su continua suciedad y poco cuidado en todas las cosas que hacen.

Orcos

Las comunidades orcas son brutales y duras para todos aquellos que deciden vivir en ellas. Las hay tan ordenadas casi como los campamentos militares, hasta otras tan salvajes como las tribus bárbaras de Tartaria que todavía no han encontrado su asentamiento y se desplazan continuamente, desplazándose y luchando con otras tribus. Para el resto de las razas, esta es una situación que no resulta fácil, pues los orcos no dan ninguna facilidad ni ventaja a los recién llegados, y la vida entre los orcos es dura de por si.

Los orcos prefieren, de todas las razas, a los humanos como compañeros, aunque los consideran débiles y poco resistentes en comparación con ellos. Sin embargo, militarmente suelen aceptarlos sin problemas, tanto a nivel organizativo como en la batalla misma.

Para el resto de las razas, la opinión decae bastante. A los elfos y enanos los desprecian, aunque reconocen el valor y fiereza de los últimos en batalla. A los gnomos y medianos los aborrecen, y al igual que a los goblins, consideran que solo sirven como esclavos o como prendas para los sacrificios. Y, en concreto, a los goblins los odian profundamente, pues son los causantes directos de su expulsión de las Tierras Orcidas.



banner