Como ejemplo para ver este proceso creativo en marcha, voy a poner dos casos en los que voy a explicar cada una de las etapas. Hoy comenzaré con un texto que escribí para Ediciones Sombra, sobre una librería situada en Cunia para el juego de Rol Negro. El proyecto es un texto corto, sobre una librería que esconde unos cuantos secretos, y donde aquellos que trabajan en ella son más peligrosos de lo que pueda parecer a simple vista.

1 – Preparación:
Mi objetivo en aquella época era escribir sobre un local de Cunia. Acababa de entregar un texto sobre un personaje para la misma ambientación, y me apetecía hacerlo sobre un sitio, pero no sabía cual. Probe con varios, que descarte porque no me llegaban a gustar. Y probé con un clásico que siempre me ha gustado, las librerías (clásico por que siempre me ha gustado el mundo de los libros, he trabajado en él y he leído mucho sobre ellos).

2 – Incubación:
Como información tenía que buscar poca (me conozco el mundo de las librerías desde todos los posibles ángulos), lo que me faltaba era saber el énfoque que buscaba para escribirlo. Así que estuve unos días pensando en ello. Quería algo que se pudiese utilizar en las partidas, no un mero decorado de paso, con algún personaje interesante para llevar si los personajes se acercaban.

3 – Descubrimiento:
Fué leyendo un libro de novela negra (creo que era “Perfil Asesino”, pero de lo que si que estoy seguro es que era de John Connolly) cuando descubrí el punto que buscaba. No tuvo nada que ver con el libro, ya que la idea tuvo más que ver con las noticias sobre abusos sobre profesores que se dieron por la época que con la trama de la novela, pero eso no impidió que fuese mientras leia el libro cuando se me ocurrió en la historia de un colegio formativo para hijos de delincuentes. Y me gustó.

4 – Escritura:
Una vez encontrado el enfoque, ya solo es cuestión de escribír. Lo escribí en un par de tardes y lo envié. Lo podeis leer aquí



banner