La creatividad, en un chiste malo, es aquello de lo que todo el mundo habla, pero nadie ha visto jamas.

Algunas definiciones hablan de ella como la acción de crear, de producir cosas nuevas y valiosas. Por otro lado, tambien se habla de ella como la capacidad del cerebro de llegar a conclusiones nuevas y resolver problemas de una forma original.

Vamos a centrarnos en la primera definición. La acción de crear. A los roleros nos gusta crear. En nuestras partidas creamos o modificamos historias, aventuras, monstruos, situaciones e incluso reglas. En ocasiones desde cero, en otras basandonos en nuestras experiencias, conocimientos y lecturas. En otras, modificando aquello que tenemos entre las manos.

Cuando plasmamos las ideas que tenemos en mente, con mayor o menor fortuna, pueden ocurrir dos cosas directamente relacionadas con la creatividad que nos impidan continuar escribiendo. Por un lado, que nos atasquemos a la hora de desarrollarlas y que no las finalicemos. Por otro lado, que lo consigamos y que queramos seguir escribiendo, pero ya no nos vengan ideas o las que nos vienen no nos parecen lo suficientemente buenas o atractivas. De ambas situaciones hemos hablado cuando definiamos los posibles bloqueos a los que se enfrentan los escritores.

Hasta ahora en el blog no hemos llegado al meollo del asunto. Hemos hablado de tipos de proyectos, de sitios donde escribir y de las ganas que nos impulsan a hacerlo, de los problemas a los que nos enfrentamos y de cuando comenzar o no los proyectos. Pero todavía no hemos hablado de como solucionar o evitar aquellas dificultades que podamos encontrarnos. La creatividad, en todo ello, juega una baza muy importante, aunque no la única. A partir de ahora comenzaremos una serie de artículos centrados específicamente en desarrollar la creatividad y evitar que nos atasquemos.

Esperamos que os gusten tanto como a nosotros nos ha gustado prepararlos.



banner