Cuando yo era un crío, uno de mis sitios preferidos para escribir aventuras eran las clases del Instituto. Preparaba las aventuras, e incluso escribí un sistema para el típico juego de rol que casi todos los adolescentes de aquella época[…]↓ Read the rest of this entry…